viernes, 27 de septiembre de 2013

Poemas prestados #41

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por el poeta colombiano, Juan Guillermo Vergara Monsalve. Te animamos a que sigas participando en la cuadragésima dos edición que empieza el viernes 27 de septiembre del año 2013.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Gabriel Merino quién recibirá un libro de la editorial.






A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
naturaleza, descalza, fuego, incienso y ritual.



❆ ❆ ❆



Mutaciones

Armario roto de inciensos viejos acumulados en el ritual de la noche,
boca descalza que tiembla al pulso de los naranjos,
quietud en el abrir de los puños sedientos.

La fruta oprimida, saboreada, extirpada por una naturaleza voraz
que canta a la luna, al fuego, a la tierra.


Susana Lang
De La Garma, Pcia. Bs. As., Argentina


❆ ❆ ❆



EL BOSQUE QUE ARDE

Avanzaba descalza, con pies ligeros. Sus brazos enmarañados se ramificaban hacia el horizonte, su pelo encrespado buscaba el cielo para tocar el sol y las nubes, y anclaba sus raíces en la tierra, en la piedra.
Pero un peligro acecha: un denso humo del gris más oscuro que busca a la chica.
Ella ya le conocía, no era más que un joven ardiente y dicharachero con lengua de fuego y de naturaleza extrovertido y embaucador.
Al principio, ella se percata del mal. Pero más tarde, los encantos del chico consiguen que se deje abrazar y besar.
Bailan durante toda la noche, ya forma parte de un ritual: él la acaricia y ella le permite el crepitar en su propio tronco.
El humo de las velas que van encendiendo se une a su danza como incienso en el aire.
Pero cuando él se va, ella se siente desnuda, marchita. Y solo puede soñar, que no vuelva a engañarla.


Aurora Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



La sopa siempre estaba fría,
y no acierto a decir cuando,
decidiste volver a tu pago,
para ir descalza en el silencio
de aquella tu Madre Tierra


Hablabas de la Pachamama,
y yo,
de naturaleza descreída
no entendía el ritual
del fuego
del incienso
de dar de comer a la Tierra
de hacerme sentir absurdo
en aquella vida tan tuya


A veces a uno se le ocurre
contar una historia real
de aquella mujer que quiero
que se fue
y tuve que aprender a entender


Maribel Moratilla
Zaragoza, España


❆ ❆ ❆



Kinefilia

Toda naturaleza
frente al fuego
ella baila descalza.
No hacen falta
incienso o azufre
ella sola es el ritual.
Ava es la condesa
y frente a la pantalla
mi yo de trece duda
ya siempre
lo que va a desear.


Carmen Gómez Canduela
Valladolid, España


❆ ❆ ❆



Nada

En el incienso clavado en mi tierra como otro árbol bifronte de raíces interminables, un silencio descalzo
donde a veces se guarda mi alma, donde anidan grullas de fuego que hablan de mágicas transformaciones:
SoyYo circunscrito, un bonsái aspirante a naturaleza y también NoSoy.
En el ritual que termina donde yo acabo y empieza mi inocencia.


Paloma Bienert Barberán
Santander, España


❆ ❆ ❆



El ritual

Así lo imponía el ancestral ritual,
El humo del incienso, el agua calma, la luz natural.
En la belleza de la naturaleza del rito
Estaba escondida la esencia del mito.
Ella, descalza, desnuda y el alma dispuesta,
Debía atravesar el fuego de Vesta.
Solo así renacería de simple mujer mortal
A sacerdotisa de la diosa
Por siempre ya, orgullosa servidora inmortal.


Marta Fernández Pantiga
La Orotava, España

taliesin65.wordpress.com


❆ ❆ ❆



Ritual gitano

Desnuda la tierra,
se balancea el sol
sobre sus verdes pechos,
precipitados por corrientes
de agua salada.

La gitana descalza su sombra,
mientras prende incienso
con sus labios de escarcha:
¡Cuanta historia envuelta
en el pergamino de su intimidad!

La naturaleza se mece
sobre el laberinto de telarañas
que la cercan desde afuera.

Prende el fuego cerca,
muy cerca de sus errantes ojos,
amarillos como la arena:
por un instante, no más,
resplandece el candil
de sus pupilas agitadas,
que encuentran camino
en la curvatura
de lo eterno.


Julián Rondón Carvajal
Jericó, Colombia

PD: Poema inspirado en este vídeo


❆ ❆ ❆



Señor de las moscas

Aquel fuego invasivo del incendio provocado llegó
a quemar y deshinchar el paracaídas del dios muerto, que se inflaba
en la montaña, exactamente frente al altar
en que practicaban el ritual de matar al cerdo:
posterior al inicial de acudir al sonido de la caracola
pero anterior al de la criminal ceremonia final
que terminó, como con la inocencia,
junto a la fortaleza del acantilado, con unas gafas
-básico espejo de aumento del sol y la cordura-
rotas en pedazos.

La naturaleza se encargó del resto.
No quedaba ya vestigio de sus capas negras: desnudos y tiznados
de hollín y ceniza
todos descendieron a la playa en cohortes, aullando y descalzos,
hostigándole y acosando
conjurados para que su cabeza acabara
-como la del cerdo- ensartada en la punta de una estaca.

Pero,
como un bálsamo -una nube de incienso
huyendo de aquella destrucción tóxica y animal de la isla-,
cuando llegó, llorando, acorralado al límite de su mapa finito
vio ascender la columna de humo de la chimenea del barco
y surgió aquel capitán, hollando como un descubridor
asombrado
-civilizado,
salvador,
providencial,
adulto-
la arena de su playa.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



En el ritual

En el ritual
de mis sueños
descalza
viajo
por la naturaleza
encendiendo
el incienso
su fuego
es poder
que me lleva
espiritualmente
a ver la vida
como
manantial
que fluye
dejando volar
las aves
que se posan en un
árbol
que abre sus
alas
extendiendo
su mosaico
de mariposas
que dejan ver
el color
de la tierra
el cielo
y la luz que
alumbra
como lámpara
que alumbra
el sol
en tu día.


Martha del Pilar
Italia

rodriguezmartha.blogspot.it


❆ ❆ ❆



CRÓNICA

El ritual, terminó en muerte.
Sí,
cayó Naturaleza agraviada,
enrojecida por la sangre
verde de todos los milenios.

Descalza, despeinada, por
la herida mortal que le
infringen a diario
los hijos que nacimos y
descastados, renegamos
de su maternidad.

No,
no tenemos ni idea del
fuego que nos espera.

Somos esos borregos que
adoran vellocinos y borrachos
de incienso
parece que lloramos, pero,
es ira, es idiocia nuestro mal
de estos tiempos.

No bajéis la cabeza, porque
ella no lo ha hecho,
no sucumbe tan fácil
a nuestro pedernal.

Cuando estemos dormidos,
inmersos en el sueño ritual,
se levantará recia
volverá a despertar. Ojalá.




❆ ❆ ❆



NADA

Nada es mi nombre.
Nadie me cosuela, estoy triste.
Herida, sola, ensangrentada.
Abandonada a mi suerte.
Desnuda, descalza, desalmada.
No me han amado, ni respetado.
Me han sacado el jugo de mis entrañas.
Me han prendido fuego y he sufrido.
Han saqueado mis mares.
Me han devastado. Poco queda de mí,
y ahora vienen con rituales mágicos
con músicas ancestrales, budú, incienso,
rezos, oraciones, mantras,,,
¿Para qué?
Demasiado tarde.
De nada servirán sus lamentos…
Si, ya es tarde, muy tarde.
Me tuvieron en sus manos,
yo les di cobijo.
Era suya, completamente suya.
Les amé incondicionalmente,
y ellos...
No me han dejado nada,
me han borrado hasta el nombre
Me llamaban naturaleza,
hoy, nada.


Lola Álvarez Feito
Madrid, España

midulcerutina.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Ordalía

Los jueces han decidido sin titubeo
someter a la doncella al ritual milenario.
La prueba de fuego.

El rocío de madrugada va cubriendo el verdor.
Lágrimas de la naturaleza para expresar su dolor.

Avanza descalza hacia la hoguera
atraviesa lentamente la pira incandescente
al término se detiene en la vereda.

Exclamaciones de asombro de los testigos
invaden el silencio.
El humo de las brasas satura el bosque
con aroma de incienso.


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Descalzos sobre el fuego danzamos
Ritual de cuerpos vírgenes, círculos de
incienso en el aire. Naturaleza,
en la naturaleza.


Salomé
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Mi naturaleza de fuego se consume
como una varilla de incienso
en un ritual arcano
Camino descalza
intento franquear puertas interiores
¿soy yo mi único mundo?
Una bandada de ecos
cruza mi cielo
como presagios negros


Xisca Minart
Palma de Mallorca, España


❆ ❆ ❆



ARRÁNCAME LA SANGRE SI ES QUE PUEDES

Arráncame la sangre si es que puedes,
muérdeme los tendones y los huesos,
atrévete a acercarte así, despacio,
atento al ritual, nuestro secreto.
Esta vez no funciona tu danza enfebrecida,
hoy ya no me impresiona tu baile con el fuego.
Casi no hay nada, ¿no ves?, lo conseguiste.
Ya casi nada queda de lo nuestro.
Ganaste la batalla, ve pues, llévate el miedo.
Tu ígnea contradanza adornas
con mi naturaleza desmembrada;
ya casi nada queda, vete,
no hay despojos para tí en mi alma.
Apenas soy cenizas de este incienso
en el que laten brasas apagadas.
Con el último humo perfumado
apuntalo, lo ves, este esqueleto
descalzo hasta de escamas blanqueadas.

Vete, aún no he caído, pero tu espera es vana,
no tomarás nada de mi infierno.
Tu castigo es cargar sólo con tu nombre.

Vete, mi reflejo.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆

No hay comentarios:

Publicar un comentario