viernes, 13 de enero de 2017

Palabras prestadas #109

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por la escritora y poeta neozelandesa Serie Barford. Tienen hasta el martes 24 de enero, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#109  Las Palabras son prestadas por Serie Barford:


horizonte

tinta

hueso

sal

tambor



Nacida en Aotearoa–Nueva Zelanda, Serie Barford es hija de una madre imigrante de ascendencia alemana–samoana y un padre kiwi (neozelandés). Vive en West Auckland donde muy a menudo pasea por las colinas y la orilla del mar. Ha publicado tres poemarios además de Entangled Islands (Anahera Press, 2015), una colección que combina la poesía y la prosa. Su poesía y cuentos cortos han sido publicados en numerosas revistas y antologías como Essential New Zealand Poems, Whispers and Vanities:Samoan Indigeneous Knowledge and Religion, el Cordite Poetry Review, Jacket 2, Best NZ Poems 2015 y el proyecto de Phantom Billstickers. Sus cuentos cortos han sido adaptados para la radio y realiza performance poéticos en eventos.

Serie Barford en el NZ Book Council

Serie Barford en Best New Zealand Poems, 2015, Victoria University (IIML - NZ)


Cada parada de autobús cuenta una historia

en esta isla minada a cielo abierto
de colinas sin cabeza que se estiran sin fin
y paradas de autobús que son novelas gráficas

de páginas cuyo autor somos todos
sobre bloques de hormigón y chapas de hierro
ensamblados para forjar leyendas

Bob Marley Che Guevara Éloi Machoro
comparten cobijo con viajeros de sol tropical
y tierra sangrienta cuando llueve

descansad en paz hermanos
no os hemos olvidado

os recordamos por los ríos
donde el bambú crece tan alto
que parece una bandada de loros alegres
con cola de plumas esmeraldas

y árboles de madera negra y piedras
testigos de los valles que se levantaron por la libertad

y sus nombres resuenan en los cantos de las mujeres jóvenes
que espolean a los caballos por puentes inundados
y niños y perros que jadean tras su estela

y cuentan los viejos que atizan el fuego
con relatos de tus hazañas

en esta isla colonizada
hilos de cuentos interrumpidos
se tejen bajo tierra
como ríos hundidos en el desierto

que brotan en un oasis a contracorriente
para desafiar a la narrativa dominante


(Every bus stop tells a story de Serie Barford – traducido por Charles Olsen)


El viernes 27 de enero 2017 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.



El premio al mejor poema será el libro El tejado de vidrio de Andrés Trapiello de la editorial Pre-textos

Cuando se anotan con cierta regularidad los sucesos de cada día y al cabo de unos meses se hace arqueo, somos nosotros los primeros en sorprender que ese que ha escrito el diario parece haber vivido mucho más que uno mismo. A un diario le viene a suceder lo que a las campanadas de un reloj: cuando son muchas y agrupadas se oyen mejor que cuando son pocas, y también ellas parecen entonces más acompasadas, decididas, netas.
Al ver reunida nuestra vida llega incluso a figurársenos más armoniosa y rotunda, y no porque en verdad no sea, sino porque es diferente: se vive más cuanto más se recuerda. De manera que ya estamos así de lleno en el terreno de la literatura, de la novela. No es preciso mentir ni inventar. Llegados a un punto, la vida misma, de tan real, nos parece una ficción.
Un amigo, un alma caritativa, corrió a decirle al editor de este Salón de pasos perdidos, con ocasión de la publicación de Locuras sin fundamento, que había sido gran absurbidad e ilusionismo menudo obstinarse en la publicación de un segundo tomo, cuando ya existía otro primero muy parecido. ¿Qué pensaba? Mi vida es rutinaria, sin sobresaltos, y acomodada en la precariedad, pero jamás se me ha ocurrido acortarla por ello, de la misma manera que no pienso arrancarme un ojo sólo porque tenga otro bastante parecido.



Más información sobre el libro en Pre-textos




Poemas prestados #108

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por David Gutiérrez. Te animamos a que sigas participando en la centésima octava edición que empieza el viernes 13 de enero del año 2017.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Vicente Javier Fernández Gómez quién recibirá el libro Proyecto Escritorio, Jesús Ortega (ed.) de la editorial Cuadernos del Vigía




A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
vida, muerte, dios, barracuda y aire.


❆ ❆ ❆



Por si llegara respuesta

-Quiero un informe completo de Dios:
datos del nacimiento, morfología, ubicación,
atributos, intenciones, capacidades, dominios,
servidumbres, taumaturgias, comprensiones,
tendencias, posibles fobias, probables filias,
empatía, inclinación al auxilio, denegación
del mismo, resolución de problemas,
clase, género, connivencia o proximidad con la muerte,
sentido en su vida, confirmación de la misma,
(si resulta afirmativo), aires de supremacía, si acaso,
tipo de alimentación, reproducción, descendencia,
si es proclive a lo voraz cual barracuda en sus aguas,
si aplica acaso la benevolencia, la aquiescencia con lo suyo,
complicidad con los astros, devaneo con los tiempos,
con la eternidad confusa, abstracción de los problemas,
querencia por los vivos, por los muertos,
don para otorgar más vida después de la vivida,
cómo es que consiente la muerte, omnisciencia,
facultad de entrar hasta en mi mente y pedir
que se levante este informe, sensibilidad o asco –acaso-
con estas minucias terrenas, desenvolvimiento o no en este universo
que abruma, distanciamiento o dudas… Todo, ¿entiendes?

¡Ah! Y que me dispongan una vela por si llegara respuesta.


Vicente Javier Fernández Gómez
Añastro -Treviño-, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Preferencias

Vida y muerte son saetas que se cruzan
de lento amanecer, mientras la escarcha
se va deshaciendo en las escamas del pez
de boca estrecha llamado barracuda…
Podrás arrepentirte de no haber sido
como pájaro, halcón de pluma ancha
dispuesto en el aire a alzar el vuelo
ojo avizor, que ataca y te desarma.
Te hubiera gustado ser pero no fuiste
ni ave, ni pescado, ni esa guitarra
en manos de un artista o de un poeta
procurando arrancar dulces baladas.
En cordero quedaste, un sacrificio
de lento amanecer, mientras la escarcha
hace un deshielo que mira hacia lo alto
busca a ese Dios, que tanto echas en falta.


Carmen Barrios Rull
Leganés, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Resuenen con alegría los cánticos de mi tierra…

A finales de año,
me encuentro con la muerte algunas noches.
Pasea entre la gente descuidada,
vuela de luz en luz como aire fresco.
Vida sin domesticar,
sabe esconderse entre las nubes
cerca de un dios que no conozco
pero al que rezo si me pierdo.
En esta Nochebuena no la he visto.
Todavía estoy viva y coleando,
como la barracuda en el mar
Y los peces en el río.


Lola Álvarez Feito
Madrid, España

midulcerutina.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Dime ya...

Dime amor, si existe Dios o eres tú
Dime, y rompo el cántaro que va a la fuente
Dime, si es mi nombre el que dices
Si mi nombre es tu verbo o una falacia mía
Si tu gregoriano me canta
Si al entonarlo estoy
Y yo y yo...
Y dime: quién habita el miedo que hace callar
Quién maneja la aparvadera
Dime
Quién aparva miedo de la verdad
Como hierba mala, hierba buena...
Aquí los miedos, pisemos fuerte...
Pisémoslos
Aquí la verdad...
Dime, dime
Si me escondo tras el muro de lamentos, si lloro
Si mato a la flácida barracuda de lengua mordaz
Me escondo, salgo, busco la muerte
Me busca a mí
Me escondo de ella, me escondo de ti
Respiro aire, lo expulso, respiro, muero sin lo contengo
Muero sin ti...


Marian Orruño
Bilbao (Vizcaya)


❆ ❆ ❆



Supervivencia

Naufrago....
avanza
a merced
del aire.
Con víveres
escasos
presiente
cercanos
los pasos
de la muerte.
De improviso
ante él
un inmenso pez
una barracuda.
Lucha,
arpón en mano,
hasta victoria final.
El demonio
que emergió del mar
se ha convertido
en un dios
que aporta
con su esencia
esperanzas
de vida.


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



El dios de los peces

El dios de los peces no tiene manos ni pies.
Les da experiencias breves, despreocupadas
y felices, alejándoles de la barracuda,
los anzuelos y de esas nocivas burbujas de aire
que no les dejarían respirar.

El dios de los peces no necesita hacer poesía
o filosofía ni prometerles un cielo de agua.

La vida y la muerte de los peces son tan simples
como el movimiento sincronizado del banco
a la imagen y semejanza de su dios.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Hábitat

Millones de pensamientos cruzados
de actos compartidos entre seres vivos
de heridas mortales y veniales
crean el medio en el que la vida humana
se expande y contrae alternativamente.

En ese hábitat llamado por otros mundo
el pez grande vampiriza al chico
se nutre con su esfuerzo y vitalidad
domesticando cual barracuda laboriosa
a su grey de rémoras disciplinadas.

Dios es instrumento de doble uso:
la salvación que evita la revuelta
y para otros el maná de la tierra futura
cuyo aire esperan respirar tras la muerte
salvados del terror de la jungla global.


Julio Alcalá
Castellón, España

Julio's Blog


❆ ❆ ❆



REMEMBRANZA

Recuerdos de inocencia:
En este verano de diciembre
Ya no crecen los sueños de ese joven..
Caminando por el infierno
Entre flores marchitas, vi que había
Un terrible recuerdo
En el océano postrado inerte hacía la multitud
Su mente tras esa brutal decisión
Sólo hacia mención
A ese verano de diciembre
En el cual
Sólo y repito solo...
Veía la mar embravecida,
Su barco se metió en el fondo de la tempestad,
Cayó a alta mar
entre la agitación de las olas
Y el movimiento más intenso.
Vio entre los arrecifes una Barracuda de dos metros de longitud
Temió por su vida
Si alguna vez llega mi muerte
Recordadme
como el joven…
De repente alguien le dio la mano
lucia una oscura capucha, su rostro era pálido.
Le dio la mano desde la superficie,
la mano helada
El chico de tan corta edad
Se preguntaba si Dios existía, entre sueños y temblores
El encapuchado empezó a reanimarle
Bocanada de aire a bocanada de aire
Consiguió volver a la vida
Ese chico que le reanimé soy yo
Soy fuerte
no tanto como él
Ya le llegará la hora
Y ahora escribo mi nombre: soy la muerte
y soy eterna.


Israel Jubrias Cordero
Lardero, La Rioja, España


❆ ❆ ❆



Como bien nacida, yo,
me aferro a la vida,
pienso que no es sólo azar
que me puso en esta senda
y que recorro con afán,
que la vivo con ardor,
que me gusta caminar.

Descubrir en ella amor,
y, aunque con dificultad,
vivirla de forma plena
me satisface y me llena.

Aún pensando en los demás,
no me la arebataría
la terrible barracuda
que surgiera de los mares,
con su malsana codicia,
pretendiéndose llevar,
un tesoro, mi alegría.

Es que, me ha sido dada
para vivirla contenta,
y me siento satisfecha
de vivirla sin rencores,
sin recurrir a los "dioses"
respiraré y obtendré
libertad, confianza, fe
para llenarla de pleno
sin que me faltara el aire
con que llenar mis pulmones.

No tengais temor alguno,
que vivir es tan seguro,
como hacer un desafío,
aceptar el reto siempre
de sentirla plenamnte,
vivir si, intensamente.

Escondernos, no, intentar
pasar por ella y vivirla,
pero unida a los demás.
Permitir que otros seres
sepan dejar buena huella
de la auténtica unidad.

Y cuando llegue mi muerte,
que llegará, sin dudarlo,
esperar serenamente
agradeciendo al destino,
el compartir, con buen tino
al final de mi camino.


Hortensia Ayuso Oliva
Torremocha de Jarama, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Aquellas noches de rock

En aquellos años íbamos al Barracudas
cuando a la noche le faltaba
un estruendo nuevo
en el reloj de nuestra juventud.
Desmontando la fuente de cada viernes
fumábamos en silencio mientras
en un billar se empezaba a vislumbrar
el sexo inexacto de unas manos
cuando unos labios mordían el humo
y le faltaba aire a nuestras palabras.
Eran la mañana y el agua
                que vestía las calles
las notas de la última canción
con la que bailábamos agarrados
a nuestros temblores.
Eran fríos los portales y el óxido
que perforaba nuestras pieles.

De aquellos años sólo quedan
nombres que no nos atrevemos a pronunciar
una sala de conciertos cerrada
y la muerte inundando las fotografías
de cuando éramos más jóvenes
y no temíamos perder la vida
buscando cada sábado el amor.

Dios nos debe más de una explicación
que ponga silencio a este grito
de recuerdos y amigos ausentes.


Gonzalo Benito Merino
Madrid, España

marineroenmarte.blogspot.com


❆ ❆ ❆



CORTE DE MANGAS


La vida, a veces,
Tiene dientes de barracuda,
Te sonríe ferozmente
Y su sonrisa de sierra mellada
Aprieta el botón del miedo.
El miedo es una alarma perturbadora,
Paraliza, inflama el aire en los pulmones.
Cuando la vida se encabrona,
Es mejor no mirarla a la cara,
mirarse en la muerte, péndulo hipnótico.
Corre, hazle un corte de mangas.


Carmen Hernández Montalbán
Guadix, Granada, España


❆ ❆ ❆



Buena Nueva

La vida es
la luz
de la estrella
donde esta
el bebe que
arrulla la navidad
que es Dios
con su mano
de bondad
aire de
un áurea que
es muerte
y cielo
filo de Barracuda
que se lleva
el año en las olas.


Martha del Pilar
Italia

Un Pensamiento


❆ ❆ ❆



El poema es una barracuda:
Reniega de la vida tranquila
del agua.
Prefiere la muerte de ser
                        dios del aire.


Dudu Fdez
Villamuriel de Cerrato, Palencia, España


❆ ❆ ❆



VARADA

La vida y la muerte
se dan la mano en el aire
dios ya no es el cielo ni el mar
nunca llegó a pisar la tierra,
una barracuda agoniza
en pleno verano
todo nuestro luto fue
asistir al funeral en bañador.


Juan Leyva Martínez
Zaragoza, España


❆ ❆ ❆



Entre dos nadas, Universo;
entre dos planetas, Tierra.
Del fondo marino, Vida:
amebas, barracudas, mamuts.

Hombre.

Nada seguirá igual:
hambre y soledad,
guerras, ciudades, ideas.
Del surtidor del deseo y de la muerte: dios.

¿Qué quedará?
Sólo aire.


V. Javier Llop
Valencia, España


❆ ❆ ❆



Alepo

si el precio de una vida es una bala,
dame la mano; abrázame muy fuerte
hasta llenar mi piel con tu latido;
en lo que cuesta poco
hay algo de valor incalculable:
eso que queda de nosotros
cuando la muerte y la devastación
descienden por el aire y no nos hallan;
como las hojas secas;
como la sombra del francotirador,
barracuda tenaz que merodea
alerta entre las ruinas.

despierta mis sentidos
ahora que no está el dios que nos vigila,
ocupado en sembrar hojas doradas
en este largo otoño que dura tantos años.
Vamos; ven al rincón que forman las paredes
rotas, aun protectoras, firmes a los embates de la lluvia,
del frío y la metralla,
y hagamos el amor aquí y ahora,
en medio de las ruinas;
abandona tu miedo a los horrores
antes de que la bala nos alcance…,
y nos redima.


Pedro Bernal
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Aprendí de las aves
un idioma de fe,
la verdad del vuelo.
En el baile de altura
sopla el aire a favor de mis alas
sobre un mar forrado de plata.

Profeso la luz del azul.
Vuelo sobre los valles del norte,
entre el viento del sur que ahora cantas.
Vuelo sobre el latido de tu patria,
mi patria,
entre ligeros acordes de vida en la distancia.

Vives a ciegas de toda amenaza.
En este plumaje que te ampara
ni la muerte,
mordaz barracuda con frío horror de daga,
alcanza su fama.

Vuelo a ras de los dioses,
entre brisas germinadas en soleada calma.
Vuelo dentro de ti,
y en tu aliento
me detengo.


Keka Conesa
Sevilla, España


❆ ❆ ❆



"a Dios gracias
te va a castigar Dios
con Dios me acuesto
Dios te da la vida
Dios te la quita
y el Espíritu Santo


Pero nadie te dijo que la vida
es una barracuda gorda
devoradora de aire,
que la muerte es una barracuda ciega
devoradora de tiempo,
alimentadas por todos los dioses
de las cuatro esquinitas
que tiene mi cama.


Dios lo ve todo
por Dios no digas eso
válgame Dios
por mi culpa por mi culpa
por mi grandísima culpa
¿por qué me has abandonado?"


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



viernes, 23 de diciembre de 2016

Palabras prestadas #108

Os invitamos a conocer las nuevas palabras prestadas por David Gutiérrez. Por motivo de las fiestas navideñas tienen hasta el martes 10 de enero, 2017, para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en "¿Cómo participo?"



#108  Las Palabras son prestadas por David Gutiérrez durante el programa Poetas en el Aire de Radio Vallekas con Sebastián Galán:


*Nota: si por algún motivo no puedes oír
las palabras están al pie de la entrada.


David Gutiérrez nace en Madrid en 1.964 y es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de esta ciudad y se dedica al mundo de la empresa. Desde su época universitaria escribe poemas y relatos cortos, actividad que ha seguido ejercitando durante años en su blog de internet y en la plataforma literaria Netwriters. Perteneciente a la Asociación Escritores en Red (EnR) ha publicado parte de su obra en diversas revistas y antologías. Como autor, ha publicado los libros Poemas en la maleta (2007) y Círculos que duermen (2011). Ferdinand Bancuver (2014) fue su primera obra de narrativa publicada. Una novela en forma de diario en la que David mezcla todos los géneros y nos lleva a la realidad de un mundo donde los sucesos se apoyan también en la ficción y los hechos, irónicos y divertidos a veces, confluyen con los pensamientos y reflexiones más profundas.

El pasado mes de abril (2016) se presentó su segunda obra en prosa, un libro de relatos cortos llamado Habitantes donde el lector puede adentrarse en un universo de situaciones y personajes donde se trasluce siempre una visión peculiar y cotidiana. Con las formas y tiempos verbales que van cambiando en cada texto, con sus continuos guiños a la poesía y con el recurso de lo onírico como arma para viajar lejos, este libro nos lleva a lugares distintos de los que visitamos habitualmente para, sin embargo, terminar percibiéndolos como ineludiblemente propios.

www.davidgutierrez.org



El viernes 13 de enero 2017 publicaremos los poemas y una nueva selección de palabras.



El premio al mejor poema será el libro Proyecto Escritorio, Jesús Ortega (ed.) de la editorial Cuadernos del Vigía

¿Cómo son los espacios donde escriben los escritores que admiramos? ¿Necesitan anclarse a un determinado lugar o sus escritorios son mentales, simbólicos, portátiles? ¿Qué muestran y qué esconden? ¿Y si les pidiéramos que se desnudaran y que ellos mismos nos enviaran una fotografía de su lugar más íntimo y más secreto, el lugar donde escriben?
Proyecto Escritorio es un libro singular en el panorama editorial de nuestro país. Una aproximación a las condiciones materiales y espirituales necesarias para la escritura: la distribución de los elementos del taller, la importancia dada al paisaje, o bien la relación entre disposición anímica y espacio físico, rituales, fetiches, orden o caos, ruido o silencio, penumbra o luz.
Este libro reúne imágenes y reflexiones a propósito de los espacios de escritura de setenta y siete destacados autores contemporáneos en lengua española. Algunos de los mejores narradores, poetas, ensayistas y dramaturgos actuales participan en el proyecto con un breve texto y una fotografía. El resultado es tan riguroso como espectacular.


Más información sobre el libro en Cuadernos del Vigía




*(vida, muerte, dios, barracuda y aire.)

Poemas prestados #107

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por Lara López. Te animamos a que sigas participando en la centésima octava edición que empieza el viernes 23 de diciembre del año 2016.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Marilyn Lavado quién recibirá el libro Acerca de un posible testamento de Leopoldo María Panero de la editorial Huerga y Fierro




A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
extravío, alzapúa, añagaza, calzoncillos y gorgojo.


❆ ❆ ❆



Ama de caza

La piyama me queda muy grande y cada dos minutos levanto el pantalón que ya toca el suelo.
Hoy no quiero bañarme, hoy no quiero peinarme, hoy no quiero…
Es mediodía, me dice el sol que se asoma por la ventana de mi estrecha cocina.
Y aún sigo de pie sosteniendo en una de las palmas de mis manos un puñado de arroz.
Donde mi mirada descansa y se extravía. De pronto entre los cientos de granos se asoma un solitario gorgojo.
Y los dos jugamos el juego de atrapar y esconderse, de salvarse o morir,
Los dos no pertenecemos al lugar que habitamos.
Planeo malévolamente mi siguiente añagaza para capturarlo y aplastar su pequeña existencia.
No tiene muchos lugares para esconderse. Acorralado en la palma de mi mano está.
El sonido de un disco de vinilo, con lecciones de alzapúa, acompaña esta danza banal.
La ansiedad por sentirlo entre mis dedos me desborda y decido capturar de una vez su diminuto ser.
Hoy seré yo la que aplaste una vida.
De pronto, la alarma de la lavadora me avisa que los calzoncillos de Gerardo están limpios.
De pronto, la alarma de la lavadora me recuerda que hoy seguimos la misma rutina que ayer.
Devuelvo el puñado de arroz a la bolsa
Y continúo de pie con una piyama que me queda grande.


Marilyn Lavado
Lima, Perú


❆ ❆ ❆



Alzapúa en tu pelo…

        (Añagaza de la memoria
         que quiere anular
         el extravío de tu cuerpo,
         renovar la pasión muerta)


El deseo inconcluso
desciende como gorgojo
por el pecho
hasta morir en la solitaria cárcel
                                         del calzoncillo.


Dudu Fdez
Villamuriel de Cerrato, Palencia, España


❆ ❆ ❆



Igual que un aviador que pilotara insomne las montañas nocturnas
existe una mujer en senectud olvidando el recuerdo de su cuerpo

El gorgojo la larva el insecto de plata del propio nacimiento
La añagaza constante de quien piensa en la luz
Los largos albañales de belleza infinita
La voz en alzapúa del transistor nuboso en el frío del invierno
O el calzoncillo cálido de la niñez en fiebre

Igual que el nadador en las aguas profundas carece de suelo firme
existe un caminante que desanda el sendero como quien recordara
las últimas palabras pronunciadas en el extravío roto que brota de su boca

Y al igual que tus manos sin raíces buscan el agua en mí
me abrazo en el calor de tu descanso
en la tibieza última del momento final
Durmiéndome durmiéndome durmiéndome


José Miguel Gómez Acosta
Granada, España

www.margenesarquitectura.com


❆ ❆ ❆



Extraviado

Extraviado esta mi
corazón
de coraza que es
sensible pero se
calma
pendiente en
equilibrio
sufre pero vive
pero lo añagazo
con encanto
seduciéndolo
mi cuerpo
vive
con las huella
alzapuas
que ahora siento
pero el gorgojo
sale para ser
humana.

Y con pantalones
entre calzoncillos
sale un móvil ser
que me da
mi coraza para
vivir
con el corazón
que palpita.


Martha del Pilar
Italia


❆ ❆ ❆



Éxtasis

Alabanza una simple añagaza
Miedo a la verdad
Me quiere
No me quiere
Un simple señuelo
Titulado con su nombre
Mírame
Extravío de mi bien estar
Acción o molestia.
Quererle besar
Quizás palabras robadas
Enamorarme
Tenerle
Su alzapúa me fascina
Ese toque de guitarra
Esa forma de mover las manos
Esa forma de tocarme
Hace que me despoje
De toda mi ropa
Desde la camiseta hasta los calzoncillos
Una simple caricia
Un mísero toque
Hace como mil gorgojos
se apoderen de mi cuerpo
Sólo tenme entre tus brazos
Ámame.


Israel Jubrias Cordero
Lardero, La Rioja, España


❆ ❆ ❆



Débito

En su extravío de rasgador
nunca pensó en practicar una alzapúa
sobre el botón adecuado del otro cuerpo.
Su añagaza era estar siempre encima
y descargar como la aviación armada
sin mirar.
Como el gorgojo: destruir al campo de la siembra,
ponerse los calzoncillos
y darse la vuelta a dormir
mirando para el otro lado.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



¡Qué poder tan grande tiene el viento!
que se cuela en la ventana
toca tu rostro nocturno
y se vuelve añagaza.

Las velas sueltan fantasmas,
a los techos y paredes.
Bajan hasta tu cama.

Tendido sobre las sombras
con tus cabellos dispersos
sientes la alzapúa de unos labios
sobre los tuyos abiertos.

El viento se va.
Te ha dejado despierto.
con el extravío del lugar
en el que ahora te encuentras.

Poco a poco identificas todo
la silla, el buró, los calzoncillos viejos
los gorgojos que se acercan
para hacerte compañía.


Mariana Centurión de la Cueva
Cd. de México, México


❆ ❆ ❆



Engaño

Sucumbió
a la añagaza
del
inmundo
gorgojo.

Le confió
todo,
le entregó
hasta el alma.

Ahora
en su extravío,
en calzoncillos,
deambula
perdido
en el pasillo.

Soliloquio,
balbuceo sinfín,
y por respuesta
la mano
a la espalda
desplazando
el pulgar
en alzapúa.


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Dabke

        Anea en la techumbre.

Jardines de la casa regalan al crepúsculo,
frente al Mediterráneo,
la tierra perfumada.

Lejos se baña el sol a ritmo de alzapúa,
pintando el horizonte de cúmulos dorados.

Peina la mar la brisa.

        Se acercan amenazas
        rasantes y violentas.

“–Haremos las maletas. Ligeras. Poca cosa.
Dinero. Algo de ropa de abrigo e interior…
El sol alumbra triste”.

        No hay sillas en el agua,
        y azota la tormenta.

Por campos imposibles cruzan hacia el exilio
hambrientos y desnudos.
Apenas un capote sobre los hombros llevan…

        No son bien recibidos…

La tierra prometida, cuna de libertades,
se cierra a cal y canto por miedos y prejuicios.
Espinos y cristales protegen su miseria.

Sollozos acompañan las pérdidas humanas
en medio de la noche.

Aumenta el extravío de los desamparados:
niños de pocos años; mayores abatidos…,
se desvanecen de la compañía
con quienes compartían senderos y gorgojos…

Las tripas se revelan: crujen de madrugada.
Mastican secas ramas; se tragan la saliva
tendiendo una añagaza a los retortijones.

        Se quejan, entre sueños,
        ronquidos y rateros,

de los gobiernos, de los generales,
interminables en sus discusiones
buscando el interés de lo importante:

como, quizá, la talla y veleidades
de lo que guardan en sus calzoncillos…


Pedro Bernal
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Si nadie recita, la poesía ríe.

El engaño sutil del verso
añagaza de las palabras
calzoncillos de suave felpa
que resguardan secretos tiernos

Uno recita y escuchan cuatro.

La poesía les trae al grupo
un pellizco de buen recuerdo
si rasguea el pulgar sus almas
la alzapúa del beso amado.

Otro recita y nadie escucha.

Instantánea final del acto
extravío de cinco locos.
Invitada quizás la envidia
a la tarde color gorgojo.

Nadie recita y la poesía, ríe.


Julio Alcalá
Castellón, España

Julio's Blog


❆ ❆ ❆



Se produjo el extravío,
no encontró el camino
y por no seguir la huella
que, conducirlo no supo,
a una sana conducta,
se perdió, sin más remedio,
no creció, disminuyendo
se convirtió, sin saberlo
en gorgojo, diminuto,
empleando artimañas
que no conducen a nada.

Pasó de niño a viejo,
quiso emplear añazaga
y atrapado se quedó
sin dar una nota alta.

Sin aprender a gozarla
la vida se le escapa,
sin apreciar almas puras
que conviven a su lado
que pudieran ayudarle
a tocar su alzapúa.

Sin ir a machamartillo
Le diría, con razones,
que se vista como hombre,
también con los calzoncillos.


Hortensia Ayuso Oliva
Torremocha de Jarama, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Habías dejado tus últimos calzoncillos en un limbo,
en un lugar oculto entre el deseo de que viera tu perfil
semidesnudo y la alfombra que nos lleva hasta la cama.
Una auténtica añagaza por querer cumplir el reto
de trepar hasta el colchón que nos aguarda,
igual que un vil gorgojo que desee
succionarme las semillas de mi vientre.
Pues bien, voy a jugar contigo a un alzapúa
que te suba y que te baje la vibración de tu antojo.
Notarás el extravío del impulso
que te lleve nuevamente
a buscar tus calzoncillos.


Vicente Javier Fernández Gómez
Añastro, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Un aleluya te arrojo
sobre el canto de un gorgojo.

Guitarreando en alzapúas
da el cantor sus capicúas

llegando para la cena
hasta un pueblo con verbena.

Allí se puso a entonar
cual pajarillo en almiar

mas parecía un graznío
aquel canto, ¡qué extravío!

Ni piedras que le lanzasen
callaban al kamikaze.

Una añagaza inventó
el muchacho Miguelón

para eliminar de golpe
los chiflidos de aquel torpe

y dejar de volver locos
al pueblo con sus sofocos.

"Como no se va a callar
hasta que logre zampar

le daremos la comida
y así se irá de estampida".

"¡Pero qué dices Miguel!
¿Dar de comer al cruel?"

"Vamos a darle ricino
mezclado con el tocino,

él no verá este truquillo
pero sí sus calzoncillos".


Dicho y hecho, ¡qué alboroto!
llevan tocino al maroto

que al terminar su pitanza
de tocino de crianza

sale corriendo cual alma
que ni el diablo da calma

en busca de unos matojos
donde aliviar el sonrojo.

Pues no hay canto p'al gorgojo
ni costura sin piojo.

Y aquí acabo el aleluya
con que al comenzar dí puya

a este cantar de Palabras
cinco Prestadas y atadas.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆