viernes, 3 de mayo de 2013

Poemas prestados #33

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas por Darío Jaramillo Agudelo. Te animamos a que sigas participando en la trigésima cuarta edición que empieza el viernes 3 de mayo del año 2013.

Premio al mejor poema seleccionado por la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Mª Jesús Robles quién recibirá un libro de la editorial.






A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
almohada, caravana, azul, caracol y oscurecer.



❆ ❆ ❆



La tarde azul oscurece
apaga mis ojos cansados
las finísimas gotas de lluvia
en caravana se atropellan
por el cristal de la ventana
Mi almohada es una nube
que se abre a un cielo ónice
de rostros y estrellas fugaces
sueño y muerte enlazados
en una escalera de caracol
que me lleva a donde no soy


Xisca Minart
Palma de Mallorca


❆ ❆ ❆



Erase que se era un caracol
que entre hojas se escondía
esperando siempre al Sol.
Un buen día al oscurecer
decidió que si volvía
tempranito podía ser
que encontrase un buen querer.
Más la luna le engañó
y con su luz fingiendo azul
los ojitos le tapó
cual si fuera igual que un tul
¿Ves estrellas? le decía,
sólo es una caravana
de amiguitos que sin guía
se levantan de mañana.
Y dejando su almohada
el pobrecito caracol
confundió la luz del Sol
con la luna enamorada.


María Jesús Robles
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Visión Divina

El mar
Azul celeste
me lleva al caracol
para escuchar tu voz
divina
en forma
tridimensional
llegando al espacio
en caravana
con las estrellas
que me aclaran
mi visión ocular
cuando se oscurece
mi andar
para volver
a mi ensueño
con mi
almohada que me
revela esta visión
cubriéndome
Dios
con su manto
de iluminación.


Martha del Pilar
Colombia

rodriguezmartha.blogspot.it


❆ ❆ ❆



Caracoles Azules

Se que no era real,
pero así era:

Lentamente, cual serpiente,
una húmeda caravana
de caracoles azules
se arrastraban sin pausa
sobre mi almohada negra.

Ladrones impasibles de sueños
dulces.
Invasores de tiempos
de reposo y calma,
llegaban hasta mi cara
y la lamían,
lentamente,
subiendo desde el cuello
hasta los ojos,
buscando, con su pegajosa baba,
oscurecer, a través de mis pupilas
tus recuerdos.


Pilar de la Peña Zarzuelo
Madrid, España

amiscincuenta-pdpz.blogspot.com


❆ ❆ ❆



LA CARAVANA 17

Golpea el viento del maíz sin rabia, con dolor,
chocando con tus huesos y tus botas gastadas.
Dolor caliente,
húmedo dolor de almohada reseca, de años por venir
con ventanas vacías y arenosas de sol
que no alumbra.
Dolor hondo, ojos de río encharcado,
dolor de hombre con dos números pegados
a un buzón vacío, oscurecido.
Con dolor te lavas la cara, calloso,
endurecido,
llevando un caracol con los recuerdos
que reservas, avaro,
que respiras, que sangras por los poros
del vaso de whisky que es tu piel acorchada,
bebiendo hasta recordar por qué bebes a solas,
por qué ya no te besa, por qué ya no te lame
ni te toma en sus brazos ni te recuesta.
Y cuando lo recuerdas al fin,
cuando el sudor del whisky
te devuelve las horas
y las caricias y el sol,
cuando el viento golpea sin rabia,
sordamente, las paredes de tu caravana,
celebras el vello de sus piernas en tus dedos,
los golpes en la cama, su lengua que mordía, su boca, su mirada.
Pero no está, ningún whisky te ayuda,
y te acuestas desnudo, boca arriba,
el cuerpo carcomido de madera agotada.
Ojos de río encharcado, abiertos, pasmados,
secos de maíz sin rabia,
hasta que todo desaparece y se vuelve azul,
como su sonrisa.


Pon
Madrid, España


❆ ❆ ❆



gozoso danza el ciervo en sus pezuñas
sobre las almohadas de la luz,
ignora que despertar es morir.

el azul del oscurecer
enciende caravanas,
la música dispara luces,

y un eco leve de agua el caracol.


Fernando Soriano Bensusan
Granada, España


❆ ❆ ❆



Soneto de las hermanas Lidell

Creo que era abril. No había grabados
en aquel libro tuyo, cual ventana
cerrada junto al río -caravana
de meandros- que me habías tratado
de imponer. Pero ya, habiendo tomado
de almohada el césped, usé esa mañana
viendo pasar caracoles, hermana,
lentos como un tiempo casi parado,
cuando… ¡zas!: salido de una chistera
pasó corriendo hacia su madriguera
el conejo. Casi ya oscurecía
porque el cielo azul se tornaba malva
mas mi pereza venció. Sólo el alba
después vi –algo triste- que crecía…


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



TAREA

A tientas, en la enredada mañana,
entre el caracol vacío y el espacio de la luz.

Amarillo , rojo y azul –dijo seguro,
como si los colores fueran cosas del decir.
Caravana de violetas y verdes, elásticos fucsias,
todos asidos por el oscurecer de las palabras.

La pizarra muda y sus ganas de llorar
en la enredada mañana, a tientas.


Susana Lang
De la Garma, PCIA. de Buenos Aires, Argentina


❆ ❆ ❆



U.S. Route 66

Al oscurecer, se desnuda el viajero
en medio de un hierático camino,
y cobija su infinita soledad
al abrazo amigo de la almohada.

Un caracol alado, es el búho protector
de la brújula que enferma y desespera,
incapaz de perseguir a las estelas
de los mapas que dibujan sus pupilas.

Y es su almena bajo el cielo,
vencida como un ala de paloma
por la débil luz de las estrellas,
esa vieja caravana que le guía
tras las millas solares que le restan.

Y mientras en la noche las praderas
de hondo azul, renuevan la tristeza
con nocturnos roces en las ruedas,
a millones de yardas de su amor,
es mayor, este silencio, que su anhelo.


Suso Torriente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Caracol-col-col

Opté por ser caracol, para sacar los cuernos al sol. Más que nada, porque ya estaba cansado de que reposaran sobre la almohada. Iba lento, sí, muy lento, por esa autopista donde soplaba el viento, y los conductores me pitaban, bajando la ventanilla y gritando improperios que acicalaban mi arnés. Pero me daba igual, la verdad: seguro que alguno de ellos se había acostado con mi ex mujer -mis cuernos no eran genéticos, sino que crecieron después-. Por eso hice la maleta, cogí la caravana y me largué: para que amaneciera en mis días, no dejándolos oscurecer. Horizontes azules, mis pasos; pasitos cortos, chiquitos, donde mi concha de vida, dejó de ser cárcel convirtiéndose en Edén.


Noemi Martínez Guirles
Madrid, España


❆ ❆ ❆



REALIDAD

Anochecía al abrazo negro y azul,
lentamente, dándose el relevo.

Pensativa…

No deseaba otra noche como tantas otras
preparé la caravana
encendí las velas que me vestían de sensualidad
recliné mi cintura sobre la almohada
y esperé a mi moreno.

¿Se abandonaría a mí deseo su deseo?

La puerta se abrió
expectante y excitada, le miré
y una vez más no me ví en su mirada.

Me dije…

Esta noche saldré de mis esperanzas
que nunca habitan en cuerpo
me convertiré en caracol
y seré una sola en soledad.


Pilar Navarro
Zaragoza, España


❆ ❆ ❆



CERRIDWEN O LA LUNA MENGUANTE

Invoco bajo la luna en menguante
a la diosa celta, sabia y misteriosa,
en el caracol de tu oído y repito
en un eco: ¡Cerridwen, Ceridwen!

Dueña del Caldero del Otro mundo,
te invoco en el azul del cielo,
en la pluma de cigüeña,
en el canto de sapos y ranas.

¡Oscuréceme los ojos en la almohada!
¡Déjame llegar a las puertas del conjuro!
A tu hechizo, que en caravana deambula
toda la noche mi piel y mi sueño.

Transida por el limbo repito tu nombre:
¡Cerridwen, Cerridwen!
Despierto en tu pradera sideral, siendo
polvo de estrella... enamorado.




❆ ❆ ❆



Oscurecer

Una caravana de ovejas
retrae el circuito mágico
de una nueva danza.

Sobre el sofisma de la noche,
se despiertan las estrellas,
galopantes,
distraídas.

Fino margen de luz
avizora el abismo mismo
de la eternidad.

Frondosa almohada
de tempestad,
fuego cruzado
de canto y belleza.

Crepúsculos nacientes
terminan el rito.

Sobre la roca húmeda,
evidencia última de la marea,
un caracol persigue su sueño
desbordado en las aguas.

Teje la vida
un recuerdo de hecatombe.

Los días,
insurrectos,
atañen en su azar.


Julián Rondón Carvajal
Medellín, Colombia

exordiosclinicos.blogspot.com


❆ ❆ ❆



El Caracol triste

Al oscurecer recordé que se me había quedado la almohada en la caravana y como un caracol azul me fui arrastrando hasta el precipicio.


Mario Castro Garza
Madrid, España


❆ ❆ ❆

No hay comentarios:

Publicar un comentario