viernes, 1 de mayo de 2020

Poemas prestados – Juegos al sol

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas para nuestra edición especial Juegos al Sol.

Premio al Mejor poema seleccionado por el equipo de Palabras Prestadas. Enhorabuena a Gonzalo Benito quién recibirá el libro Poets de Otros Mundos, Resistencia y verdad. Editor literario Ángel Guinda. Olifante Ediciones de poesía.

A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
pelota, alegría, niño, mar y gaviota.

El concurso fue abierto a todas las edades y queremos destacar los poemas escritos por menores de 16 años.


❆ ❆ ❆




El viejo y el mar

Cuando veamos volar a las gaviotas
sobre nuestras cabezas agotadas,
y su graznido de nuestra mirada
nos borre el horizonte y la derrota,
ya no la costa será tan remota;
y el infierno, vivido en la ondulada
mar en calma, será sombra pasada:
el gran aplauso de los compatriotas.
Cuando en la soledad de nuestros hogares
los días, como tiburones, claven
los dientes sobre nuestras alegrías,
haremos con ingenio malabares
para seguir flotando cuando acaben
de asustarnos todos sus todavías.

Ahora que al mundo, como a una pelota,
le han dado una patada, vuelve el viejo
a su descanso y el niño le pide
más tiempo para volver al mar juntos.



Gonzalo Benito
Madrid, España

marineroenmarte.blogspot.com


❆ ❆ ❆



No Queda Nada Sagrado

Enganchado a este tubo metálico,
me es imposible recordar el pezón de tu alegría.
Todo se hace recuerdo, promesa infame
de un cuadro de Sorolla.
Niños tumbados en la arena, el mar que ruge,
la silueta de una gaviota en el cielo,
una pelota que bota ruidosa en el patio de una iglesia;
Ramón J. Sender...

No me importa ya nada.
Quiero estar solo, olvidado,
con el hálito suficiente que me permita respirar.
Me irrita esta vida vencida más que la muerte.

Esas lecturas básicas de la infancia,
y después, tanta renuncia
tanto rechazo, y las vecinas que te mandaban callar.

Tiempo de monjas sentadas en el banco de la puerta
y un niño del siglo pasado
no, de hace trescientos años
el álamo derribado
y los viejos muertos, pero no de esta manera.

¿Don Quijote qué pinta en este mundo ya?.
Yo no soy un club ni una fundación de adioses.

No quiero que me acompañen las salvas,
no ahora que he descubierto el engaño.


Juan Manuel Santiago León
Arganda Del Rey, Madrid, España


❆ ❆ ❆



En Hamburgo hay un mar,
Un mar del Norte

En el mar una gaviota
Ha perdido el norte

En Hamburgo hay un mar,
Una gaviota sin norte
Y un gato con niño

En el mar un niño
Ha perdido su pelota

En Hamburgo hay un mar,
Una gaviota, un gato
Y un niño sin pelota

En el mar dedos de espuma
Devuelven la pelota

En Hamburgo hay un mar,
Una gaviota, un gato
Y un niño con pelota

En el mar un gato
Adopta una gaviota

En Hamburgo hay alegría,
Y una gaviota con su gato
Y un gato con su niño
Y un niño con su pelota


En recuerdo a Luis Sepúlveda que murió ayer víctima de COVID 19, autor de la ´historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar´

Nina Alonso
Madrid, España


❆ ❆ ❆



¡Qué sabrá una gaviota!

Y el niño de la pelota roja
preguntó a la gaviota blanca:

—¿Qué es el mar?
—Un montón de olas esperando su oportunidad.
—¿Y qué es una ola?
—Una alegría efímera justo a tiempo.

La gaviota echa volar a merced del viento.
El niño sigue su rumbo con la mirada arrugada.

—¡Qué sabrá una gaviota!

El niño sale corriendo tras el grito.
La arena húmeda apenas nota su peso.

La pelota roja baila, ahora, nerviosa,
al ritmo viejo de la marea.


Jöel López
Haro, La Rioja, España

elavionamarillo.wordpress.com


❆ ❆ ❆




Del mar alegría
niño y gaviota vuelan.
¡Brinca, pelota!


Daniela Bartolomé Moro
Bilbao, País Vasco

danielabartolome.com


❆ ❆ ❆



Abuela

Alegría, bulería, fandanguillo
Romances, cantares de teatrillo
Surcando un mar imaginario
Gaviota contra pirata legendario
Susurros y relatos, memoria infinita
Dulces sueños, niña bonita
Pelotas y muñecas de trapo
Cuento de niño-príncipe y sapo
Abuela tierna de refranero y nana
Magdalena de Proust castellana…


Yolanda Carreras
Madrid, España


❆ ❆ ❆




¿Cuándo veré el mar?...¿Y el cielo con sus gaviotas?
– Espera, niño. Todavía la Tierra no está calma. Ya vendrá la alegría.
–¿Y mi pelota a rayas de colores?
– No la vi. Donde estamos no se necesitan pelotas.


Cecilia Mónica Bayón
Argentina, Salta-Capital


❆ ❆ ❆



No hay gaviotas en Madrid

La arena ardiente y el mar azul.
La gaviota sobre el banco del paseo
ve al niño jugar a la pelota con alegría.
Fue el blanco tiempo del verano.

La casa arrebujada en sus olores.
La televisión habla del virus en invierno
y el asustado niño pregunta al padre:
¿Por qué no hay gaviotas en Madrid?


Julio Alcalá
Castellón, España

Poeta en vacaciones


❆ ❆ ❆




Europa

van todos bajo el fuego
a moira a kara tepe
por vallas ríos puentes
bajo granadas y bomberos

una pelota bota entre los muertos
el cementerio es fuente
tragedia mar indiferente
donde hay migrantes surgen los incendios

huyen de la violencia
a lesbos frío invierno
niños mujeres viejos hacinados

gaviotas confundidas
alegrías difíciles
son miles y se sienten olvidados


Pedro Bernal
Madrid, España

creacionpoetica.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Se Juega en el mar
en las olas
con pelotas
y salen las gaviotas
que son hadas
de sombrillas blancas
donde nace un
niño
con gorro mágico
que trae una burbuja
de cristal
que es su cuna
y la alegría lo envuelve
en las estrellas
y se balancea
en un globo
de astros
que lo cuidan
en una burbuja de cristal
donde el arco iris brilla
en una gota de agua.


Martha del Pilar
Caslino d'Erba, Italia


❆ ❆ ❆




Periodo Especial

Me asomé a la terraza solo para ver el mar.
Llevaba ya cinco días encerrada,
pero me llegaba la brisa y el sonido de las olas
a través de las ventanas abiertas.

Las gaviotas, libres, paseaban por la arena,
picoteando aquí y allá, proclamando con su graznido
que la vida no termina con un decreto.

Recordé que una semana atrás
la playa era bullicio, un mar de cuerpos
tumbados con indolencia sobre las toallas.

Recordé que desde mi terraza
la playa era un arcoíris de sombrillas.
Recordé las voces de los mayores
gritándole a los niños que tuvieran cuidado.
Recordé la voz de los vendedores ambulantes,
y sus sombreros de paja.
Recordé las risas, la alegría empañada en cerveza
del chiringuito de moda.
Recordé a la mujer que se metió en el agua
para rescatar la pelota de su hijo.

Taché con una cruz roja
el quinto día del calendario.
Y cambié el fondo del escritorio de mi portátil.

palabras prestadas
Elegí la foto de una margarita,
a la que iría deshojando día a día
hasta que pudiera volver a pisar la arena
de la mano de mi nieta.


Isabel Jiménez
Madrid, España


❆ ❆ ❆



A veces se ve volando sobre el mar, con las gaviotas,
a veces la tiene un niño cuando juega a la pelota,
otras veces, la alegría, se encuentra en las manos todas.


María Del Mar Lozano Perez
Valladolid, España


❆ ❆ ❆




Creando Escenarios…

Sé que a partir de ahora
nada será igual, nos estamos transformando
y este golpe de terror nos ha de hacer más fuertes…
más sabias y más inteligentes.
Todo nuestro mundo emocional se ha desbordado
y, entre cuatro paredes, busca su válvula de escape.
Es el momento de valorar, de echar de menos,
de reinventarnos y reconstruirnos.
De sabernos la unidad que siempre fuimos.
Cada tarde, sin salir de casa,
camino con mis hijas por la playa,
sentadas en el suelo del salón, con un cuenco de agua y sal
buscamos los olores que habitan la memoria
y en la orilla imaginada, con una caracola
escuchamos la mar, serena y calma.
El gorjeo, a veces tan molesto,
que emiten las palomas de la iglesia,
se nos antoja graznido de gaviotas.
La alfombra
se asemeja a la arena fina y cálida
… y nos tumbamos…
Las niñas ríen y gozan,
rezuman alegría e instaladas en la playa,
ajenas al dolor y al miedo del momento…
empiezan a jugar a la pelota.
Es posible crear un escenario donde
las pandemias del terror
no nos dominen.


María Tremiño Gómez
Granada, España

rupturaspoeticas.wordpress.com


❆ ❆ ❆



Punto de Partida

Una gaviota descansa
no muy lejos del mar
la arena mece la tarde
una pelota
busca con quien jugar

El niño se asoma
al otro lado del mar
su mirada mastica el silencio
sus ganas de ser una burbuja

Desde su ventana sabe
que algún día
el mundo seguirá hablando

El silencio atrapa sus sueños
le invita a quitar sus miedos
a planear su viaje y estallar en el espacio
a encontrar la alegría
y susurrar que pronto llegará
ese nuevo punto de partida


Maribel Moratilla
Zaragoza, España


❆ ❆ ❆




Puedes
pedir
una pelota
en la edad
del vendaval.

Y puedes —incluso—
hacerlo por “pelotas”;
agarrarte borriquitos otra vez
y sufrir esa alegría
de llorar con lagrimones de caimán.

Aunque ya llores a mares
por hacerle la pelota a la niñez.

Y, ¡no te jode! (es que disfrutan diciendo palabrotas,
no se le puede engañar a un niño,
sabe que tendrá que recorrer siempre descalzo
las arenas infinitas de las playas que le tapen la niñez.

Y en la arena una rayuela,
y un convite (todo de mentirijillas),
y un colmillo,
que les rasgue rigideces a los tantas veces serios por doquier.

No se le puede engañar —ya ven—,
antes de que se le vuelvan aire los castillos de la arena,
romperá sus torreones con los dedos que engañaron al dolor.
¡Y cómo dolió después!

¿Dónde
cayeron gaviotas,
arrumbadas
como cantos de los cisnes
que ya soy?


Vicente Javier Fernández Gómez
Villalba de Rioja, La Rioja, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Revelado

Hoy vuelvo a ser la niña de ojos tristes
que bailaba en el mar de mis recuerdos,
con música en los muslos y en las manos.
Hoy volveré a jugar a la pelota
sin miedo a que se arañen mis rodillas
en el asfalto gris de la memoria.
Hoy la alegría se disfraza
de añoranzas de tiempos ya pasados.
Gaviotas, cubos y rastrillos,
restos de aquel verano en blanco y negro.

Solo las fotos y los niños
dicen la verdad.


Lola Álvarez Feito
Madrid, España

midulcerutina.blogspot.com


❆ ❆ ❆




Amanece

Amanece en las olas
El mar
corona de espuma sus crestas
El sonido oceánico mece las algas
y las conchas inertes sobre la arena
avanzan con los besos de la sal

El sol ya está en lo alto
Una gaviota con orgullo
levantó el vuelo en busca del pez
que bucea sin miedo en su hogar

Se acerca el bullicio
Es hora de sol
                     de arena
                                de alegría
Las sombrillas se abren
los abuelos en sus tronos de lona
miran el horizonte
                     que habita su interior
Rememoran otros mares
                     otros soles
                     otras arenas
en las épocas distantes
donde aún eran niños
y el mañana solo existía
en las bocas de los adultos
mientras para ellos
lo más importante
era jugar con los amigos
llenar la bolsa de caracolas
descubrir el mundo submarino
de Jacques Cousteau
en la orilla del mar
Buscar una piedra corazón
y regalársela
a la niña del rojo en los lazos
que leía Platero y yo
sobre la toalla de una Lois Lean
amiga de Súperman
Mientras ellos
cándidos e imberbes
daban patadas a una pelota

Es verano
y amanece
Quizá mañana
también lo sea


Asunción Caballero –Mascab–
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Cerca del mar…
sereno de gaviotas
mi niño juega.

Mirando al Cielo
quiere volar como ellas
¡corre
         ríe
              salta!
con su pelota
sobre las olas
sobre la arena.

¡Ay niño mío
cómo me llena
ver en tus sueños
esa alegría
esa inocencia.


Lola Deán Guelbezu
Madrid, España


❆ ❆ ❆




Llevó la pelota el mar,
no mi alegría.

Graznido de las gaviotas,
rumor de olas,
bastaban al niño que era,
sobre dorada arena,
blanca sonrisa,
azul ilusión.


Eduardo Benítez Romero
Majadahonda, España


❆ ❆ ❆




Contagio

Los pasos que di
al sur, siempre al sur
me llevaron a mí,
surcando lágrimas
Soy agua, océano, mar
sumergida
contagiada de tristeza.
Vuelvo besando la tierra sin pereza
una vez y otra
Incansable
¡Quien fuera gaviota!!
extender las alas, las alas rotas.
Cuanta distancia es un metro!
esfuerzos y ataduras
a duras penas contemplo
la luna, hoy pelota, globo blanco
me llama
voy sin miedo
a la niña que fui
contagiada de alegría
seré mar en calma
seré solo agua
formaré parte de ti.


Urbana Ruiz
Algeciras, Cádiz, España


❆ ❆ ❆



Despega la gaviota
y con sus alas
hace acrobacias en el cielo
planeando sobre el mar.

Un niño que ríe y juega,
corre por la arena
de una solitaria playa,
lanzando una pelota a su mamá.

De repente, ve una pluma
y se pone a dibujar.
Ojos, nariz, orejas
y una sonrisa descomunal.

Su alegría se contagia.
La madre comienza a bailar.
Hasta que llega una ola
borrando la cara, sin más.


Rosa Rio
Soria, España

charobravodepedro.com


❆ ❆ ❆




Tus manos de mar

Tus manos de mar
aletean de alegría,
como si fueran
ese niño que con su sonrisa
de pelota esquiva,
revolotea lleno de maremóticos
ojos de gaviota huidiza.


Kostas Kamaki
Estados Unidos Mexicanos, México

navegandoaladeriva.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Gaviota marina

Gaviota marina vuela a los mares
llévate tú en el pico ¡ay mis pesares!.

Ven con tus alas presta hacia la orilla,
que tu imagen perfilo en la arenilla.

Gaviota oceánica blanca y bonita
volar quiero contigo si tú me invitas.

Vamos a otros cielos a otras ciudades,
olvidaré en el vuelo ¡ay mis pesares!.

Gaviota marina como quisiera
recrear esta playa con mis quimeras.

Vengan a mí la espuma, los elementos
desfilen en caravana sin más lamentos.

Quiero jugar como niño con su pelota,
llenaría con alegría mi alma rota.

Quieta, varada y sola quiero quedarme
gaviota bonita, sin asustarme…

Olvidar lo aprendido con los cantares
llévate tú en el pico, ¡ay mis pesares!.


Carmen Barrios Rull
Leganés, España


❆ ❆ ❆




El brillo de tu brisa

Mecido por la brisa de tus palabras
me acurruqué en tu susurro,
apreté muy fuerte mi deseo contra tu alegría
y me dejé caer con mi nuca en tu mar.

El sabor salado de tus labios
arrancó de mi vientre un latido
constante, fuerte, visceral y explosivo
como un picado de gaviota.

Sabes hacerme buscar,
como un niño su pelota,
el agridulce olor de tu mirada.


Hoy subo aquí, donde me canso de mojarme con tu fragancia
Ahora bajo aquí, donde tu espuma se desgrana y la arena cambia de color
Vuelvo a subir y un trozo de plástico flota junto a mi
Me bajas con el ímpetu del viento que flota sobre mi cabeza
Subo de nuevo y avanzo un poco más, viendo como se satura la arena en tu presencia.


El olor acido de tu ingle,
arranca de mi alma una caricia
amante, fuerte, visceral y profunda
como el vuelo de un delfín.

Sabes hacerme buscar,
como un anciano su recuerdo,
El brillo de tu brisa.


Alvaro Manzano Martinez-Conde
Madrid, España


❆ ❆ ❆



en tus ojos veo un mar turbio
la alegria ha desaparecido
la niñeza se ha acabado
las pelotas entre tus piernas cuenta una historia que no es tu verdad
como puedes volar con las gaviotas
cuando sientas como una golondrina


Anna Borrie
Madrid, España


❆ ❆ ❆




Décima al niño triste

Mira por el ventanal
el niño desde su casa
para ver qué ocurre o pasa.
Todo parece irreal
a este pobre colegial.
En el cielo la gaviota,
él, no juega a la pelota.
Cuando vuelva la alegría
y hasta el mar por fin se ría,
se curará su alma rota.


Silvia Asensio García
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Senectuc

Oh gaviota. Quiero un desencamar suave,
tibio.
Enroscado en los jazmines batidos de ti, ave.
Oh pelota. Redondea callada la arena, empapada
sin escándalo.
Magullando la cerrazón de mí corta estatura, ataviada.
Oh alegría. Aplana al Dios de la rapiña, centinela
crudo.
Herrumbrando la resolución de su piel, entretela.
Oh niño. Cierra ojos con el columpio del flequillo, desenmarañado
por un adviento.
Trotando sin menoscabo de tus bolsillos de la lívido, arañado.
Oh mar. Orillando tú contorno
sesteo
el dedo pulgar, pie derecho, con un cartel: Juan Nadie.


Pedro González González
Madrid, España


❆ ❆ ❆




Gaviota

Llevo unos días oscuros, oscuro color gaviota.
De esos que miran pacientes y esperan su turno,
que saben a viento y no dicen nada.
Gaviota en mar pausada.

Envidio la inocencia del niño
que siente lo que no se vende
y lo protege a toda costa recibiendo
la alegría como único premio.

No quiero perderme en mí
y hacerme chiquita casi invisible
no pudiendo llenar el espacio
que me protege de los malos momentos.

A veces olvido de dónde cogí la forma
y por costumbre vuelvo a mi esquina a esconderme.

La imaginación radical y traicionera
me echa a un costado como pelota
que sale de su cancha y en la penumbra
deja de verse.

Como las decisiones que nunca terminan de tomarse
o los recuerdos que no desaparecen.
Vuela gaviota, huye del destierro.


Gabriella Nuru
Barcelona, España


❆ ❆ ❆



El mar en calma

Cuando el mar llega a la orilla
la alegría se levanta y forma nubes.
Los niños reciben amor del cielo, y la tierra,
una pelota que vuela como gaviota.


Mia Gill (6 años)
Maryland, E.E.U.U.


❆ ❆ ❆



El Mar

Que bello y bonito es el mar
sus olas parecen gaviotas al volar.

Los niños se ponen a jugar
con una pelota, o a nadar

La alegría del mar
me invade el cuerpo,
es precioso
siempre que lo veo
con la arena en mis pies
y el olor a sal
esto es el mar ¡qué felicidad!

Me gustaría ir siempre
a pasear
pero que pena
en Zaragoza no hay mar

Los peces nadan
los delfines saltan
las ballenas cantan
que bello es el mar
¡que felicidad!


Nourhan Chenine (11 años)
Colegio Emilio Moreno Clavete
Zaragoza, España


❆ ❆ ❆



El Dragón Feliz

Había un dragón solo
que no tenía amigos.
Se fue al mar y se hizo
amigo de una gaviota.

Un niño jugaba a la pelota
y sin querer, le dio un balonazo
al dragón,
que en lugar de escupirle fuego,
le echó agua encima.

Eso llenó al niño de alegría.


Lúa Santiago Rodrigo (5 años)
Arganda Del Rey, Madrid, España


❆ ❆ ❆




El Martes

El mar es muy bonito
y está lleno de alegría,
de deseos y fantasía
y también está lleno
de gente feliz aunque haga frío.
Dos niños juegan a la pelota.
Vuelan contentas gaviotas
en un cielo anaranjado.


Daniela Luna (8 años)
Madrid, España


❆ ❆ ❆

miércoles, 18 de marzo de 2020

Edición especial – Juegos al sol

—Ya que ha sido difícil para muchos pensar en la poesía con estos días turbulentos encerrados en nuestras casas, hemos ampliado el plazo de participación de está edición especial de Palabras Prestadas 'Juegos al sol'—hasta el viernes 17 de abril.—

Inspirados en el Laboratorio de Palabras prestadas para la 3ª edad que realizamos en la Residencia Geriátrica Llar d'Avis, Barcelona en el 2019*, y con las restricciones de movimiento que están ahora en vigor en España y otros países, hemos decidido proponer como parte de nuestra Residencia artística en el Matadero Madrid, una edición especial de Palabras prestadas enfocada en la infancia y el juego.

Invitamos a poetas de todas las edades a participar en este juego poético por internet. Os animamos a compartir el juego con personas mayores y niños. Para los padres tenemos disponible un esquema de clase.

Premiaremos al Mejor poema y publicaremos una selección aquí.

Solamente tienen que escribir un poema que incluye las cinco palabras. Se puede cambiar entre plural o singular, y cambiar la conjugación o el tiempo de los verbos. La extensión máxima es de 200 palabras.

Tienen hasta el viernes 17 de abril del 2020 para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com.

A finales de abril 2020 publicaremos los poemas.

Antes de enviar tu poema por favor miran las bases en: ¿Cómo participo?

Y las palabras son:

mar, gaviota, niño, alegría y pelota




Premio

El premio al Mejor poema será el libro Poets de Otros Mundos, Resistencia y verdad. Editor literario Ángel Guinda. Olifante Ediciones de poesía.

Poetas de Otros Mundos, Olifante Ediciones de poesía, 2018



* En el laboratorio que hicimos en Barcelona con las mismas cinco palabras fotografiamos cada historia o poema con las manos de su creador. Os invitamos a ver una selección de las fotos, y además pueden leer el poema que hicimos nosotros como ejemplo en nuestra página de antenablue: Laboratorio Palabras prestadas, 3ª edad


viernes, 29 de noviembre de 2019

Día Nacional de la Poesía, Nueva Zelanda, 2019

Publicamos una edición en inglés de Palabras Prestadas para los ciudadanos de Nueva Zelanda para celebrar el Día Nacional de la Poesía el 23 de agosto, 2019. Las palabras originales en inglés fueron seleccionadas por poetas que participaron en la antología de poesía More of us ('Más de nosotros'), una colección de poemas escritos por imigrantes y refugiados en Nueva Zelanda publicado por Landing Press, 2019. Las palabras fueron: soledad, pulso, mover, círculos y aceptación de uno mismo ('self-acceptance' en inglés). Puedes encontrar la convocatoria (en inglés) en Given Words for National Poetry Day 2019.

Aquí compartimos los dos poemas ganadores traducidos al castellano por Charles Olsen y Miguel Ángel Arcas.

Enhorabuena a Lily Holloway por su poema de viaje con angela y en la categoría joven enhorabuena a Thalia Peterson (12 años) por su poema Vides.

En el poema de Lily Holloway 'Laingholm' refiere a una comunidad rural al oeste de la ciudad de Auckland.

Pueden encontrar los poemas en sus versiones originales en inglés aquí.





de viaje con ángela


anoche caminaba            su perro                    botas que raspan la soledad del hormigón
reluciente de charcos                   meando en los postes de laingholm

ella tiene miedo a las babosas                    esas lenguas grises moteadas
                    que lentamente avanzan bajo la luz del pórtico
           hacia su puerta              invasión          sudor de la mañana que se mueve

aprieto su pierna          no con fuerza o sería un calambre
—estoy conduciendo                pero desliza su mano en la tuya
           dos dedos
           rodean tu pulso                              a los backstreet boys

           la aceptación de uno mismo es
frida acostada boca arriba                    techos de espejo que miran                 caricias
pequeños rótulos al oeste de auckland
                                                                    —Bróco
                                                                       li
es lo que es
dice, babosas que explotan como ampollas
                   gusanos de los pulmones que salen despedidos            larva confeti

           y no podemos sobrevivir a ellos


Lily Holloway
Torbay, Auckland





Vides


Una canción, dulce y silenciosa, susurra
Por sus dedos escuálidos y húmedos que agarran los lados.

Una soledad que cala por sus venas,
Siempre abrazando su última esperanza,
El pulso de patas abajo,
En lento camino, ignoradas.

Una forma ciega, hábil, inmóvil de lado a lado
Pero rodeada de luz y sombra,
Envuelta en pliegos delicados de piel esmeralda.
La aceptación de si misma se agita en los tallos como oro fundido.
Da vueltas por las extremidades de su vida,
De su hogar.


Thalia Peterson, (12 años)
Doyleston



Poetas



Lily Holloway Lily Holloway tiene viente años y estudia Inglés y Historia Antigua en la Universidad de Auckland. Pertenece a la comunidad queer y le apasiona la literatura neozelandesa, la compra en tiendas solidarias y los Teletubbies. En el 2019 entró en la selección para el Monash Undergraduate Writing Prize y destacó en el concurso de Divine Muses – New Voices, Emerging Poets. Su ensayo académico sobre El Señor de los Anillos será publicado en Interesting Journal de la universidad de Auckland y un relato corto suyo está incluido en la edición de octubre de la revista Mindfood.


Thalia Peterson es una persona alegre, tiene doce años y está siendo educada en casa. Vive en una zona rural de Canterbury con sus padres y su gemela, Saphra. Sus pasiones incluyen la lectura, la escritura, el piano, el arte y por supuesto las gallinas. En todo momento hace cosas artísticas. Cuando no está siendo creativa está al aire libre con sus preciosas mascotas y escuchando al pequeño búho en el vergel de el lado.