miércoles, 16 de enero de 2019

Poemas prestados – Edición Antonio Machado – Adultos

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas del poema El Hospicio de Antonio Machado.

Premio al Mejor poema seleccionado por el equipo de Palabras Prestadas y la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a M. J. Pebar quién recibirá la colección completa de libros de Palabras Prestadas de la editorial Ediciones de la MediaNoche y los libros Poesía de Miedo (V Premio Poesía de Miedo 2010, Mohsen Emadi, David mayor, Emilio Pedro Gómez, y José Luis Martínez Mallada) y Cancionero de amor y de muerte de Antonio Machado de la editorial Olifante Ediciones de Poesía.

A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
ruinoso, nido, ventanuco, dibujar y nieve y pueden leer los poemas de menores de 16 años aquí.


❆ ❆ ❆




Dibujo

Dibujo sobre la nieve a un hombre
asomado a un ventanuco
El hombre tira piedras,
redondas y ruidosas,
a un viejo nido vacío.
El viento vuela bajo
y borra,
con sus alargados dedos,
el nido, el ventanuco y las piedras,
y sólo deja en el aire
el blanco ruido al caer
sobre la sombra de un hombre
enjaulado en un dibujo



M. J. Pebar
Barcelona, España

lumbredeletras.blogspot.com


❆ ❆ ❆



La Cura

Me recuerdas con esa mirada irónica
a un primer amor desairado

mi estado era ruinoso
salía de una depresión narcisista

fui al Norte para curarme
me dijeron que me abriera al mundo
que mirase a través de una ventanuca en Cantabria
los charranes volar sobre el puerto de Suanzes

pero yo solo buscaba un nido donde posarme.

Con un dedo, en la arena de aquella cala
la niña dibujaba su nombre de tres letras
ella no sabía que al pronunciarlas
se creaba un idioma nuevo

nieve ya no significaba blanca
ni fría ni Enero


Juan M. Santiago León
Arganda del Rey, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Madre Castellana

Quiero que me guardes, madre,
en tu moño, nido color castaño,
recogida la hebra de tu pelo
en el metálico ángulo del ventanuco.

Quiero que, madre, me aguardes
sobre los "topolinos" blanco nieve,
hierofanía de tu juventud, tan
maternal, cosechada seis veces.

Quiero, madre, que me guardes
en las coplas que mi oído aprendió
y que mis dedos (lapiceros alegres),
dibujaban en coloristas palotes.

Madre, quiero, que me guardes en
aquellas muñecas, cromos y recortables
para ser niña, ¡siempre! Que el ruinoso
aliento de Alzheimer nunca te abrace.


Daniela Bartolomé
Bilbao, País Vasco

danielabartolome.com


❆ ❆ ❆



El Camino

Atravesó todos los
campos cubiertos de nieve. Era un páramo.
El frío y la soledad se confundían en una sola cosa.
Aún así, sentía que era un día especial. Era el último.
Volvía sobre sus propias huellas esas que estaban grabadas a fuego en su corazón. Cerraba los ojos y su mente dibujaba sutilmente imágenes tan precisas, que parecía habían sucedido ayer.
Tenía que volver para desterrarlo de su mente, desprenderse de tanto dolor.
Y finalmente allí estaba, frente al que fue su nido, donde construyó sus sueños.
Ahí ruinoso y vacío yacía en un total abandono, sin vida.
Por un ventanuco se podía ver que ya no había nada. Respiró hondo y se dijo: ya soy libre de seguir viviendo, de poder dialogar, sentir, pensar...
Y siguió su camino en paz


Gabriela Lucila
Montevideo, Uruguay


❆ ❆ ❆



   Se ha quedado en blanco
este ruinoso mundo,
perdió la memoria un día
en que la nieve caía
cubriendo errores cometidos.

   Vieja Europa sin memoria
¿quién dibuja en tu casa
une negra cruz gamada?
   Desde el ventanuco miras
temblorosa y asustada.

   Cada uno hace su nido
donde le viene en gana,
no tiene muros la tierra
si no les levanta el miedo,
liberemos sus caminos.


Eduardo Benítez Romero
Majadahonda, España


❆ ❆ ❆



Nieve

En el balcón, la atmósfera se siente
amenazante y fosca.

El agua bulle en la cocina.

Abajo, el viento agita
el nido vacío de un árbol.

El agua borbotea en la tetera.

El ventanuco de la vecina
se cierra de golpe;
la gente se agita en la calle

El hervor del agua se derrama.

El cielo descarga ruinoso y albo,
dibujando efímeros cristales.

Nieve, nieve…


V. Javier Llop Pérez
Valencia, España


❆ ❆ ❆



Hogar

La niña dibuja la felicidad
sobre el cristal que tamiza una verja.
Óxido que da color
al sudario helado de las calles.

El vaho borra la pintura de dedos,
la niña prosigue su tarea,
su juego.
Que se empañen los sueños es necesario
siempre que la luz nos devuelva un unicornio.

La vieja se asoma al ventanuco
aún no se ha regalado la nieve
y crepitan las sonrisas de la niña
para espanto de quien perdió las ganas
y se deshace por dentro
con tanto recuerdo ajado.

Hay ríos de hielo, nidos de escarcha,
ruinas de silencio herido
desnudas por un tímido sol de invierno.
El misterio desvelado galopa
sobre una vereda raída de miedos
una mañana confitada de recuerdos.

Ambas se miran con sigilo
(palpita la ternura intacta),
el hogar siempre es cálido.
Gira el azúcar en la taza
como en la vida el polvo de hadas.


Carmen Ruth Boillos
Soria, España


❆ ❆ ❆



Desesperanza

Mi alma exigía con tristeza
que mi difusa mente entendiera
por qué te alejaste mi cielo,
sin una palabra, sin una huella.

Por el ventanuco ruinoso
se dibuja en la brillante nieve
el paisaje de tus verdes ojos,
que son el nido de mis quereres.

¿Debo esperarte? no sé si debo
el corazón se destroza, por dentro muero
solo me da fuerza el recuerdo de tu mirada,
cuando en las noches grises, alumbra mis madrugadas.


Flor de Montserrat Claramunt García
Panamá, República de Panamá


❆ ❆ ❆



Quisiera dibujar

Quisiera dibujar
con un trazado blanco
la nieve en la montaña
al declinar el día,
detrás del ventanuco
los ojos se me empañan
pues solo a ti te veo,
en mi melancolía.

Este ruinoso cuarto
aún guarda tu esencia
han quedado los cuadros
aquellos que decías…
son de la adolescencia
de iniciación, muy torpes
con suave luz teñidos,
¡del nido que querías!.


Carmen Barrios Rull
Leganés, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Para Cinco Palabras

1.
La intemperie tenaz vuelve a las tejas
a su ser arcilloso y a los líquenes.
Culminación de lo que fue una casa.
Bajo un pedazo roto hay un nido vacío.

2.
Las cosas viejas, ásperas a veces,
caben siempre en las manos.
Desborda los bolsillos y da frío
la sustancia ruinosa de lo nuevo.

3.
Cuando el hielo es un látigo
o la tarde un incendio o te cierra los ojos
un disparo de cierzo,
dibujar esos labios.

4.
Silencio blanco, nieve.
En suspenso las alas y el reloj,
ni siquiera el vibrar de una campana.
La gratitud de quien la pisa.

5.
El sabio ocupa
su ventanuco.
El soplagaitas
viene a cinco columnas.


César Ibáñez París
Soria, España


❆ ❆ ❆



Las Golondrinas

Al final del sendero
de los niños perdidos
aún erguido,
esqueleto de piedra,
el ruinoso edificio
otrora hospicio.

En el ala norte
un ventanuco
mantiene adosado
un nido.

Al atardecer
revolotean
alrededor
las golondrinas.

Danzando
en formación
dibujan formas.

Sus siluetas
negro y nieve
se funden
en el color
del ocaso.


Carmen Lafuente
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Amor Denegado

Dibujaría en la nieve tu piel
para así poderte tener.
Me encantaría que te dejarás ver
pues eres como la miel.

Tú ruinoso corazón quise recomponer
para que feliz pudieras ser.
Me equivoqué al creer
que era mi deber.

Mi fe se empezó a perder
porque deje de creer.
Por el ventanuco empezó a anochecer,
ya en tinieblas me vas a mantener.

¿Cuántos nidos en el mundo puede haber?
Tantos, cuantos besos te pude conceder.
¿Cuántas lágrimas logré contener?
Tantas, cuantas gotas pueden llover.

La nieve se puede deshacer,
pero tu recuerdo siempre va a permanecer.
En mi mente siempre te voy a retener
porque a mi corazón siempre vas a pertenecer.


Víctor Enríquez Gago
Covaleda, Soria, España

@victorenriquezgago


❆ ❆ ❆



Un Hombre sin Plural

Ruinoso eco en las entrañas
de los sueños que eran nuestros.
La rabia hace ruido.
Propuse dibujar otro camino.
Dibujé la valija y las ruedas
una merienda y los kilómetros
que nos separarían.
Estacas sostuvieron mis manos.
El suelo se movió.
Abrí los ojos del ventanuco
que ahora llevaba dentro.
Destrozado. Nieve en las pupilas
del paisaje que me aguardaba.
Solo. Crucé los rayos entre nubes blancas.
No ví colores. Las flores asomaban
al borde de los ríos. No supe el perfume.
No pude. No quise.
Solo. No era mi camino, mi sueño.
Eran sueños en plural
y no dejaste que el nido
fueran nuestras bocas
nuestra locura y hasta la tristeza
de los atardeceres.
Te miré. Alargué la mano.
Tu cabellera me cerró la puerta.
Las amarras se soltaron.


Rosana María Barbera
Tres Arroyos, Buenos Aires, Argentina


❆ ❆ ❆



Faquir

¿Cómo se aprende a volar
sin nido?
Ni palmadita en la espalda
que acariciándote
te lance.
He visto un halo, ventanuco ebrio
que no ventila, y ahora
pienso nieve, siento nieve, hablo nieve.
Sé que estoy cayendo porque todo
se mueve,
creo que lo mejor será hacerse faquir,
creerse goma, amar el suelo que llegue.
Ruinosa resiliencia que dibujo
sin saber cómo eres.
Plumas tengo por huesos:
ligereza que me sostiene.


Fani Caneda
A Coruña, España


❆ ❆ ❆



Aún Soy

'La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos,
la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos'

Antonio Machado


Sombras que enturbian el pasillo,
terrazo azul y negro desconchado,
perchero en la pared y la herradura
que quita el mal de ojo y la migraña.
Vuelvo a buscar la luz entre algodones
en el desván ruinoso de esta casa,
dentro del tragaluz, el ventanuco
y la tela de araña enmarañada.
Bocanadas de sol me dan cobijo
y derriten la nieve de noviembre

mientras con vaho dibujo corazones
y se tiznan mis dedos de pasado.
Pienso en cambiar de nido y de ropaje,
me aguarda el cementerio y la mortaja.


Lola Álvarez Feito
Madrid, España

midulcerutina.blogspot.com


❆ ❆ ❆



A menudo el amable nido de la nieve se dibuja en los sueños del cansancio, en las
ruinosas brumas de la fatiga donde solo un lejano y luminoso ventanuco nos habla de la salvación

y nos dice con voz a penas entendible

pasa, estábamos esperándote


Eva Hiernaux
Madrid, España

evahiernauxediciones.wordpress.com


❆ ❆ ❆



Lorem ipsum

'…a un ventanuco asoman, al declinar el día
algunos rostros pálidos, atónitos o enfermos…'

Antonio Machado.-'El Hospicio'

Melancolía:
dibujo pentagramas sin ruido con palabras.
A menudo el resultado es distópico o ruinoso
-vitriolo, relámpago, barniz, tango-
por pura dimensión de los bocetos
pero, en ocasiones
brillan pequeños milagros como una flor
que nace aislada entre la nieve o un nido lejano
en que pajarillos sin cañones, que aún no conocen
oficio ni ejercicio de volar, aguardan el sustento
procurado por aves de mayor envergadura que despliegan
las alas desdeñando el sentido y la etimología
de vocablos como amor, familia, empatía
o supervivencia.

Quizá esa combinatoria no suponga una mera cadencia.

Sopas de letras, jeroglíficos:
luz hiriente del mediodía.
Intuición, costumbre, evolución, etología
o esos otros términos que, vistos tras el crisol
traslúcido de un ventanuco o un tubo de ensayo
parecen perder la amplitud de su sentido
en el amplio azar del álgebra y su filosofía.

Y, aun así, hablamos, vivimos y
sin saber del todo
-si alguna vez tuvimos ciertos recuerdos, albergues,
tropiezos o coincidencias-
a veces, de estos juegos de azar
brota un manantial de poesía.


Gabriel Merino
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Nido de Nieve

Nido de nieve donde me acurruco
del que quiero salir y liberarme.


Nido de nieve
colgado del abismo
que me aísla del ruidoso mundo y
de sus gritos de dolor y de agonía.

Nido de nieve
de opacos ventanucos
que evitan que penetre alegre
el fulgor de tus brillos y tus luces.

Nido de nieve
que hiela mis emociones,
perpetúa cruel mis viejas memorias y
me niega todo atisbo de esperanza.

Nido de nieve
que quiero que derritas
con tu calidez y al amarte,
dibujar un futuro mas amable.

Nido de nieve donde me acurruco
del que quiero salir y liberarme.



Celia Naval
Molins de Rei, Barcelona


❆ ❆ ❆



Dice el viento en la noche
que la nieve
es el pincel blanco
del silencio.
A él, en cambio,
le gusta hablar
alborotando,
golpetear los ventanucos
de los hogares ruinosos
que dormitan
en pueblos abandonados,
atravesar las hileras de árboles
como caminos aéreos,
mecer sus nidos vacíos
y marcharse dibujando
exclamaciones en los cabellos
de ancianos que son
rocas en un sueño.


Paqui Prieto Martínez
Cehegín, Murcia, España


❆ ❆ ❆



es primavera ya
y salgo de mi ruinoso nido
con el sueño dorado
de dibujar
en la nieve de mis pelos blancos
un aleteo de mariposa tecnicolor
una risa
una caricia suave
que me invite a jugar
con las pompas de jabón azul
mirando desde el ventanuco
la vejez que se me aproxima


Zezo
Salta-Capital, Argentina


❆ ❆ ❆



La décima calle

La nieve calla mis pasos
en esta calle vacía
que mucho ruido tenía
ya solo bancos ruinosos.

Gatos con ojos golosos
buscan en nidos de asfalto
dibujar la huida en un salto

mientras es testigo un cuco,
listo por el ventanuco,
sin pasar nada por alto.


Jöel López Astorkiza
Haro, La Rioja, España

elavionamarillo.wordpress.com


❆ ❆ ❆



En el ruinoso nido de mi interior
no hay ni si quiera un ventanuco.
No veo luz, no existe luz;
solo un corazón oscuro.


Todos los días son lluvia,
todos los días son nieve
y aunque dibuje sonrisas,
por dentro todo es muerte.


Rosa Blasco Delgado
Soria, España

quizasnosguiaelcorazonnoeldestino.blogspot.com


❆ ❆ ❆



Asomando al ventanuco de la vida
se aprecia más lo que valen los sentidos
Dibujar a dedo y hacer marcas en la nieve
que cubre con respeto un ruinoso monasterio
Arropando de luz blanca las estancias vacías
Y haciendo un nido de amor que invita
a posarse tranquilas a descansar un tiempo
a las aves pasajeras en un viaje decidido.


Jose Mª Saro y Bernaldo de Quirós
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Si no fuera porque tus labios
dibujan algodones en la tormenta
y arrastran a su cauce la nieve desbocada;
si no fuera porque tu piel despojada
se abraza a la piedra dócil
y secretamente desmenuza los rayos que me alcanzan;
si no fuera porque tus manos
cercan mi ruinosa y mortal morada
y abren caminos de arcilla al alma,
yo amaría la sombría noche de los vientos
donde la ternura se esconde tras un ventanuco desnudo de luna.
Cómo abrirían entonces las flores sus párpados,
cómo se llenarían los vasos de relatos.
En qué lecho arderían mis huesos,
dónde encontrarían la gloria;
dónde el nido otoñal de tus ojos,
luz de candil para los míos,
si no fuera porque te espero.


Keka Conesa
Sevilla, España


❆ ❆ ❆



Arriba y adentro

Aquí arriba,…muy muy arriba.
Más arriba que los cortados donde el águila hace su nido.
Justo tan arriba que la montaña su altura acaba y la nieve extiende su manto frío.
Lejos y alto, pero aún en este planeta, y ¡aún todavía!
Me hallo.

        Observo el panorama y, ocioso, mi mente vuela.

Recuerdo los ruinosos restos de un naufragio,
Y el caserón del bosque que habitas, con su ventanuco pequeño,
por el que te asomabas, saludando ¿qtal?, cuando te llamaba,
con una sonrisa en tus labios, dibujada.
Aquí dentro,…muy muy dentro.


Javier Sainz Ruiz
Soria, España


❆ ❆ ❆



No supimos interpretar el vuelo bajo
de los vencejos
y su augurio devastador.
Nos creímos capaces de dibujar
un futuro perfecto
libre de dolor y ausencia.
Escribimos con sangre
la palabra amor en la nieve.
Un ruidoso derrumbe de inocencia
aplastó los cimientos de nuestro utópico nido.
Tan sólo quedó en pie
una pared y un mísero ventanuco
por el que asomarse
a nuestro fracaso.


Dudu Fernández
Villamuriel de Cerrato, España


❆ ❆ ❆



Deportada

No había nieve en los pasos que seguí ni nido que trajera en la voz extranjera el
aliento plácido.
El exilio del lenguaje en mis palabras esperaba el sonido del regreso a un espacio
sin ventanuco al sol y con un puerto cargado de ruidos que ofrendaban océano
por mar. Dibujar islas en la tierra sabía el barquero que sacudía sus remos en
invocaciones antiguas a algún dios ruinoso que ignoraba el destierro de mis pies a
una tierra afilada en la violencia.
Expulsada del signo me acurruqué en el barro de un gigante impiadoso que
apedreó mi cuerpo con vocablos hostiles en los márgenes de una lengua muerta.


Susana Lang
Tres Arroyos, Pcia de Buenos Aires, Argentina


❆ ❆ ❆



Desde mi casa

Desde mi casa veo la de enfrente;
ruinoso el edificio; las ventanas
no tienen rejas: juegan los postigos
al aire con las hierbas descuidadas.
Hay un pequeño nido melancólico
en un rosal de flores agostadas,
de afiladas y secas inquietudes,
vacío de gorjeos; de palabras…,
La puerta de la calle, deslucida,
deja entrever peldaños en bajada…
Sube por la escalera, dibujando
serpientes de misterio, filigranas,
—en un rayo de sol evanescente—,
el polvo que desdeñan las pisadas;
y por un ventanuco quejumbroso
de goznes carcomidos en la escuadra,
—nebuloso, picado, decadente—,
se vislumbra el azogue…

Y en la sala
alguien me mira con dolor; con nieve
en sus cumbres plateadas…


Pedro Bernal
Madrid, España

creacionpoetica.blogspot.com


❆ ❆ ❆



      'Aquí hermano aquí sobre la tierra
      El alma se nos llena de banderas
      Que avanzan…
      Contra el miedo…
      Venceremos, venceremos, venceremos.'

      Víctor Jara

De agujeros, huecos y oquedades

El rostro aupado, asomado por el ventanuco,
peligrosamente mirando la hilera de hormigas
que giraban por la frontera.
—agujero nostálgico tricolor—
pensando, tal vez, que la tonalidad de la nieve francesa
era más objetiva, más acogedora.
—aunque con un idioma que tú entendías—
Ancho y gris fue el hueco que elegiste,
a toda prisa, casi sin bultos,
para, encorvado, y con una madre que te colocaba los sombreros,
militar en un nido que iba de oficio.
El hazmerreír de la oquedad, ruinoso, acelerado,
te hizo dibujar y consumir el bagaje nostálgico guardado en tus faltriqueras.
Acabando sin la lírica de las banderas, ni una ni otra.


Pedro González González
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Invierno

Ventanuco entre las nubes
que disipa los temores y las dudas.
El sol está muy lejos
y no repara en sombras.
El frío de los perros de la calle
morderá la tristeza de mis días.
Ventanuco a la distancia
me destina
como mariposa hacia el jardín de flores amarillas.
Puedo volar con insistencia
y permanecer aleteando
entre decisiones postergadas.
Clama la humedad
en un manto de hojas caídas.
Encuentro un nido
ruinoso de discordias
donde aquietaré mis alas.
Pero no estaré sola.
Me esperarás con tu mirada inquisidora.
Podrás dibujar laberintos con palabras.
Podrás hilvanar mis alas,
detenerlas
ahogar temblores y esperar.
Y me bastará con que tu sombra quiera abandonarte,
para que la nieve se ría de tanto invierno.


Mariela Ponsá
Tres Arroyos, Argentina


❆ ❆ ❆



Volar Sin Alas

Fue en verdad ruinoso buscar un nido,
para un pájaro que perdió sus alas
(tan poco niveladas como ralas),
sobre la rama de un árbol cernido.

Su horizonte no estaba definido,
como sí ducede con las bengalas,
que ascienden tan veloces como balas
dejándose el alma en el estallido.

Y fue la nieve ingrávida cayendo,
cubriéndolo todo con su blancura…
-como si hubieran pasado barriendo-,

dejando a sus lágrimas con dulzura
dibujar, como si fueran abriendo
casi un ventanuco desde la altura.


Francisco Pemar
Madrid, España


❆ ❆ ❆



Tras ese ventanuco
niño pequeño
pegado a los cristales,
dibuja un nido.

Clacleteo ruinoso
asoma de cigüeñas.

Cae nieve.

Va cuajando
Tu vida con la mía.

Por el camino…
dos mirlos se aparean.
Huele a romero
                laurel
                    tomillo.

Voy recogiendo fruta
que guardo en el sombrero
y en el corpiño…
a la espera hay un beso
por si vinieras.


Lola Deán Guelbenzu
Majadahonda, Madrid, España


❆ ❆ ❆



El Pueblo

El pueblo es silencio de invierno
que anida en las esquinas de las plazas.
Es madeja de juncos secos
que pasea los callejones
y cruje solitaria
con el soplo del aire.

Los edificios perdieron el blanco
y el frontón ya no siente
a los jóvenes que dibujan
bombas musicales con las pelotas.

El ventanuco gris del campanario
es transitado por el viento
y la campana chirría el frío de la Iglesia.

El sol salpica sombras
en los patios abandonados
adonde se asoman fantasmas
habitantes ruinosos
de una aldea sin vida.

Hebras de hielo y de nieve
adornan las copas de los abetos
y lágrimas de soledad
cuelgan tristezas en sus ramas.

La casa del pueblo solo es
evocaciones de infancia y veranos
prendidos en mi retina…


Asunción Caballero (Mascab)
Madrid, España

mascabasuncioncaballero.blogspot.com


❆ ❆ ❆



La Nieve

La Nieve cubre
el ventanuco
de mi única ventana
encuentro
de luna
pero el sol se
sienta y dibuja
su forma
dejando un
mar en mi
habitación
con los peces
voladores
que hacen su nido
en las paredes
restos de rocas
donde yo salgo
como un pez
saliendo de lo
ruinoso.

Y el castillo
es un lago
de prados verdes
donde nacen
margaritas de color.

Castillo que
se levanta
en el mar.

Olas donde
se refleja el sol.


Martha del Pilar
Un Pensamiento


❆ ❆ ❆



Añoranza

¿Por qué abandonáis prematuramente
el nido, pequeños y queridos pajarillos?


¿No veis que tras vuestra partida dejáis
mi alma triste, apenada, dolorida…
sin esperanza y falto de alegría?.

Dibujado en el cristal, queda,
vuestro trazo con las plumas de las alas,
impregnadas del agua cristalina
que la nieve, derretida, deposita
en el marco del vetusto ventanuco,
algo ruinoso por el paso de los años…
vividos en esta casa.

Volved, para que yo siga escuchando
el piar alegre y duradero
y así, no temeré que el frío llegue
y hiele también mis pobres huesos.

Yo soy un viejo soñador impenitente,
que se resiste a esta soledad
que me acompaña, y, pena siente.
Sabed que quiero, igual que siempre,
veros posados con amor en mi ventana
y confío, que cuando este gélido
invierno pase, mi eterna desconfianza
se disipe y se derrita, cual nevada,
para seguir gozando a vuestro lado
de otra primavera, deseada, añorada…


Hortensia Ayuso Oliva
Torremocha de Jarama, Madrid, España


❆ ❆ ❆



Falta de libertad

Somos meras marionetas
con las cuerdas sujetadas
por sus manos,

unas manos que controlan
nuestras vidas sin cesar,
sin dejar,

que el que tome decisiones
de esta vida individual
y privada

sea el propio individuo
que la vive día a día
y disfruta

y no esos gobernantes,
los de vida acomodada,
sin problemas,

que solo escapan del nido
en contadas ocasiones,
pocas veces,

a mojarse y tramitar
junto a otros titiriteros
los conflictos

que a ellos poco les importan
y que afectan gravemente,
duramente,

a ese tan ruinoso estilo
que conducen como pueden
esos bajos

que solo tienen abiertos
para dar su opinión
ventanucos

que el gobierno cerraría
si no fuera por la nieve
que constante

se acumula en los neveros
y resiste muchos cambios
y así alcanza

el verano esperado
cuando esa insistencia
se valora

y se usa a beneficio
del que en serio necesita
la protesta

esa reivindicación
con la que este pueblo llano
luchador

intenta sacar a flote
combatiendo al poderoso
que lidera

dibujando trazos curvos
que marean trabajadores
confundidos.

¡Ojalá algún día de estos
sea la revolución
de las bajas

lo que veamos dar su fruto
cortando todas las cuerdas
que nos atan

y librándonos del hombre
que usa engaños y falacias
contra el pueblo!


Víctor Álvaro Gaya Martín
Soria, España


❆ ❆ ❆



Sangre de las nieves

Habían donado ya las horas
suficiente sangre de las nieves.
Había trazado el aire
sus regueros de ceniza enrojecida.

Repensaríamos los días
bajo el aura azul del ventanuco,
antes de que el aire muera, mucho
antes
          de que
                      nada
                               llegue
                                           a borbotones:
Primer escalón de acceso al ventanuco.

Como un reloj de luna en los desvanes
nos destella brillos fenecidos,
cuando aún la noche
te confunde
las pisadas
                  con
                         la
                            danza
                                      opaca
                                                de
                                                     la aurora:
Segunda ascensión ritual hacia el ventano.

Y rozar los dedos sobre el vaho posado en sus cristales,
perfilando acaso algún dibujo
—cual futuro—
pretendidamente
                            más
                                    allá
                                           de un
                                                     garabato:
Tercera ascensión de fe en el ventanuco.

Y cuando el frío de la noche crea
que el calor en nuestro nido
se fusiona con la gloria,
los glaciales ojos rotos
soñarán caricias
de las nieves,
que golpeen con sigilo
nuestro mero gusto
por la blanca
situación
que
a
v
a
n
z
a
sumergida en la nostalgia,
el más ruinoso amparo
de la espera:
Primera quietud de asombro en el ventano.

Y puede uno dormitar tendido
bajo el cielo azul
del ventanuco,
y esperar iluso
la confusa
e incierta
luz
de
la
e
s
p
e
r
a
n
z
a.


Vicente Javier Fernández Gómez
Añastro, Treviño, Burgos, España

vicentejavier-f.blogspot.com


❆ ❆ ❆




Poemas prestados – Edición Antonio Machado – Menores de 16 años

Muchas gracias a todos los que nos han enviado sus poemas con las palabras prestadas del poema El Hospicio de Antonio Machado.

Premio al Mejor poema de menores de 16 años seleccionado por el equipo de Palabras Prestadas y la editorial Cuadernos del Vigía. Enhorabuena a Alba Latorre Sala quién recibirá la colección completa de libros de Palabras Prestadas de la editorial Ediciones de la MediaNoche y el libro Canto Corporal (Antología de poemas de amor) de Pablo Neruda de la editorial Olifante Ediciones de Poesía.

A continuación publicamos los poemas escritos a partir de las palabras prestadas:
ruinoso, nido, ventanuco, dibujar y nieve. Y puedes leer los poemas de la categoría adulta aquí.


❆ ❆ ❆



EL VIEJO CASERÓN

Despierta, pensando
en ese viejo caserón,
sentada en mi cama
estaba yo.

Pasé mi corta infancia
en aquella pequeña casa
que en invierno me resguardaba
y en verano, a jugar me echaba.

Lo más especial de la casa
era aquel ventanuco,
donde encontraba a mi abuela
todas las horas que sonaba el cuco.

Su pelo largo,
fino y de nieve
me dejaba peinar
con o sin peine.

Desde su silla de ruedas
me señalaba,
yo me acercaba
y ella me miraba.

Me decía:
"Mira aquel ruinoso nido,
es viejo pero atrevido.
Un día se caerá,
pero habrá criado pajarillos".

Yo era pequeña
y no entendía nada,
me ponía a dibujar
mientras mi abuela me cantaba.

Siempre recordaré
aquel viejo caserón
que con cariño y abrazos
mi corta infancia envolvió.


Alba Latorre Sala (12 años)
Soria, España


❆ ❆ ❆



EL INVIERNO

Era un día de invierno largo y helado,
la nieve caía sin parar.
Los niños miraban por el ventanuco
aburridos por no poder salir a jugar.

El viento soplaba fuerte y furioso
a través de las paredes del castillo ruinoso.
Las ramas de los árboles se movían
y las hojas dibujando un corazón caían.

Los pájaros en su nido
cantaban un ruidoso pío, pío,
porque estaban aterrados
y tenían mucho frío.

Dejó de nevar
y los niños salieron a jugar.
Paró el viento y se pusieron contentos.
Los pajaritos volaban y sonaban como instrumentos.
Ese invierno penoso se convirtió en maravilloso.


Alumnos de 3º (8 años) de Primaria del Colegio Público Manuela Peña de Covaleda
Soria, España


❆ ❆ ❆



La Excursión

El otro día fui de excursión
Y vi un pueblo muy ruinoso
Que me pareció hermoso.
Desde el ventanuco del autobús
Observé un nido con sus polluelos.
Sin pensarlo, me puse a dibujar
Y de repente empezó a nevar.
Me puse el abrigo
Y a la nieve fui a caminar.


Alumnos de 2º (7 años) de Primaria del CEIP Manuela Peña de Covaleda
Soria, España


❆ ❆ ❆



INVIERNO

Hoy un día de nieve
Se ve por el ventanuco
Como en el hospital ruinoso
Se congela el nido,
Mientras los pájaros emigraban.

También se veía como los arquitectos,
dibujaban con dolor el nuevo hospital
porque estaba todo ruinoso
por el desastre del gran huracán.


Carla Arribas (12 años)
España


❆ ❆ ❆



RESCATE BAJO LA LLUVIA…

En invierno hubo nieve,
se fundió con el calor;
en el monte siempre llueve
y queda un gran resplandor.

En un árbol había un nido,
el viento se lo llevó;
el negro gorrión se ha ido
y el huevo se le perdió.

Había un chozo ruinoso
por donde el huevo cayó,
el gorrión que estaba ansioso
a por el huevo voló.

Al llegar al ventanuco
por el hueco se asomó;
el gorrión tenía un truco
con el que el huevo encontró.

Lo llevaba con sus garras
cuando un hombre apareció;
como el hombre era un artista
huevo y gorrión dibujó.


6º EPO (11 años) del Colegio Manuela Peña de Covaleda
Soria, España


❆ ❆ ❆



En el castillo ruinoso hay un ventanuco.
Los niños miran por el ventanuco.
Por el ventanuco los niños ven un nido
caído en la nieve.
Los niños dibujan el nido en la nieve.


Alumnos de 1º de Primaria (5 años) C.P. Manuela Peña de Covaleda
Soria, España


❆ ❆ ❆



TODO CAMBIA SIN TI

Encerrada en el campo,
rodeada de nieve derretida,
solo soy capaz de dibujarte en mi cabeza,
mientras miro embobada
el ruinoso castillo.

A la vez, escucho
el piar de los pájaros.
Es como tu sonrisa,
verdadera y preciosa.
Y la ventana de mi habitación,
como tu mirada,
penetrante y luminosa.

Cada día,
tu retrato me hace recordar.
Recordarte a ti,
tus logros y tu felicidad.
Conseguiste crear nuestro hogar,
nuestro nido,
el sitio perfecto donde vivir.


Elena Toyos Machín (12 años)
Soria, España


❆ ❆ ❆

Y finalmente, nos han encantado estas creaciones de los niños del 1º ESO de la sección Bilingüe y no bilingüe (entre 12 y 13 años).

Entra en cada imagen para ver la animación tipográfica del poema visual
.

“Desde la asignatura de Educación Plástica Visual y Audiovisual, hemos pretendido dar un giro al concepto de poesía más tradicional y centrarnos en la poesía visual, jugando con significantes y significados, tipografías y animación para crear un "todo" en movimiento, y así trabajar multidisciplinarmente diferentes áreas.”
Estela Vaquero Fernández, profesora de Dibujo
IES Picos de Urbión de Covaleda (Soria)


❆ ❆ ❆





Cyntia Rojo Tejedor
IES Picos de Urbión de Covaleda, Soria, España


❆ ❆ ❆





Claudia Molina Rodrigo
IES Picos de Urbión de Covaleda, Soria, España


❆ ❆ ❆





Alejandro Herrero Herrero
IES Picos de Urbión de Covaleda, Soria, España


❆ ❆ ❆





Hector Herrero Lafuente
IES Picos de Urbión de Covaleda, Soria, España


❆ ❆ ❆



DRFEGXG (Luz-Fosa-Sol-Nieve-Hospicio)


José Simón Ruiz
IES Picos de Urbión de Covaleda, Soria, España


❆ ❆ ❆

lunes, 17 de septiembre de 2018

Palabras Prestadas – Edición especial Antonio Machado

Os invitamos —especialmente a los poetas de Segovia y de Soria— a participar en una edición especial de Palabras Prestadas. Premiaremos al Mejor poema y al Mejor poema de menores de 16 años. Para los profesores y alumnos tenemos disponible una esquema de clase.

Nuestro director, el poeta neozelandés Charles Olsen, recipiente de la III Beca Poética SxS Antonio Machado, ha seleccionado cinco palabras del poema El Hospicio de Antonio Machado. Solamente tienen que escribir un poema que incluye las cinco palabras. Se puede cambiar entre plural o singular, y cambiar la conjugación o el tiempo de los verbos.

Hemos ampliado el plazo para participar hasta el viernes 14 de diciembre del 2018 para hacer llegar vuestros poemas a la dirección: librodepalabrasprestadas@gmail.com.

Antes de enviar tu poema por favor mira las bases en: ¿Cómo participo?

Para el Día Nacional de la Poesía en Nueva Zelanda, el pasado 24 de agosto, hicimos el mismo juego para poetas neozelandeses y os invitamos a leer los poemas ganadores aquí.

Y las palabras, del poema El Hospicio de Antonio Machado, son:

(Si no puedes ver las palabras están al pie de la entrada.)

Antonio Machado en Soria y Segovia

La andadura de Antonio Machado por Castilla había comenzado en 1907, cuando, iniciando su carrera profesional, toma posesión de la Cátedra de Francés del Instituto General y Técnico de Soria — Instituto que hoy lleva su nombre. En Soria permaneció hasta 1912, año en el que fallece su joven esposa, Leonor Izquierdo, poco después de aparecer la primera edición de Campos de Castilla.
En 2019 se celebrará el centenario de la llegada a Segovia del escritor. Desde noviembre de 1919 hasta 1932, Antonio Machado habitó la ciudad dando clases en el Instituto General Técnico —actual IES Mariano Quintanilla— y participando, activamente, en la concepción y desarrollo de proyectos de un extraordinario valor democratizador como la Universidad Popular, que también cumplirá cien años en 2019 y cuyo espíritu ha dado lugar a la actual Real Academia de Historia y Arte de San Quirce.

Más información:
Antonio Machado en Segovia
Antonio Machado en Soria



Premios

La colección Palabras Prestadas
El premio al Mejor poema será la colección completa de los seis libros de Palabras Prestadas de la editorial Ediciones de la MediaNoche y los libros Poesía de Miedo (V Premio Poesía de Miedo 2010, Mohsen Emadi, David mayor, Emilio Pedro Gómez, y José Luis Martínez Mallada) y Cancionero de amor y de muerte de Antonio Machado de la editorial Olifante Ediciones de Poesía.

El premio al Mejor poema de menores de 16 años será la colección completa de los seis libros de Palabras Prestadas de la editorial Ediciones de la MediaNoche y el libro Canto Corporal (Antología de poemas de amor) de Pablo Neruda de la editorial Olifante Ediciones de Poesía.

Olifante Ediciones de Poesía

El jurado

El jurado está formado por el equipo de Palabras Prestadas junto al poeta y editor, Miguel Ángel Arcas —Premio Nacional de Poesía Miguel Hernández, Premio de Poesía Ciudad de Córdoba «Ricardo Molina» y director de la editorial Cuadernos del Vigía—.

A finales del diciembre 2018 publicaremos los poemas.


*(ruinoso, ventanuca, nido, dibujar y nieve.)